Cables combinados
  •  |
  •  |

Estados Unidos prepara una nueva campaña en contra de la Federación de Rusia, advirtieron esta semana analistas de la información. Washington planea la formación de grupos antirrusos en las redes sociales como Facebook y Twitter, con el fin de contrarrestar y atacar información de la prensa rusa.

“Este año en la base de la oficina checa de la Radio “Libertad” / “Europa Libre”, que es financiada por el presupuesto federal de Estados Unidos, se formará un departamento digital de prensa, en el que trabajarán especialistas en redes sociales cuyo objetivo es oponerse a la información de la prensa rusa, en Facebook y Twitter”, destacó Andrei Manoylo, profesor de la universidad estatal de Moscú.

Solamente en estos objetivos, Washington planea gastar más de US$15 millones, US$8 millones más de lo que pretende presupuestar en su lucha contra los fundamentalistas del Estado Islámico.

Desestabilizar a Rusia
Los analistas señalan que en las redes sociales se crearán los grupos de protesta antirrusos con la incorporación de un número grande de ciudadanos rusos. Por medio de ello se planea crear condiciones para desestabilizar la política de la Federación Rusa. “Rusia responderá si los EE.UU. deciden echar a andar su campaña contra Rusia, el Kremlin emprenderá acciones de respuesta”, destacó el profesor de la universidad estatal de Moscú, Andrei Manoylo, quien además señaló que su país tiene las posibilidades y los recursos de resistencia a la propaganda extranjera, incluso en las redes informáticas.

Manoylo dijo también que “se planea la renovación de la doctrina de la seguridad informativa del Estado ruso, que no se renovaba desde 2000”.

Guerra informativa
El ministro de Asuntos Exteriores de Moscú, Serguéi Lavrov, ha señalado que Rusia “se ha encontrado hoy con la guerra informativa sin precedentes”. Los analistas también señalan que esto no es exageración. “La guerra ideológica, informativa contra Rusia, especialmente después de los acontecimientos en Ucrania y la reunificación de Crimea con Rusia, ha alcanzado tales escalas que hace acordarse de los tiempos peores de “la guerra fría”, que conducía EE.UU. contra la Unión Soviética”. Por otro lado el historiador suizo Daniel Ganser cuenta que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por sus acciones agudiza la situación en Europa, llamando el descontento a los ciudadanos de la UE.

Según el historiador, Washington trata de convencer a sus aliados de enviar su ejército a Europa por el conflicto en Ucrania, sin embargo los europeos no quieren esto, porque esa política puede agudizar la situación y hasta provocar la guerra en otros países. Sobre esta situación, los analistas han señalado que los medios europeos han comenzado a dudar de la objetividad de los medios subordinados a Ucrania, los cuales trabajan en condiciones de censura por parte de los servicios nacionales.