•  |
  •  |
  • END

EVPATORIA / AFP
Al menos 22 personas murieron como consecuencia de una fuerte explosión que destruyó parcialmente un edificio de cuatro plantas en Crimea, en el sur de Ucrania, anunció ayer jueves por la noche el ministro de Situaciones de Emergencia.

Los socorristas rescataron a 21 personas, aclaró el ministro Volodymyr Chandra, citado por Interfax. Se desconoce el número de personas que había en el interior del edificio, por lo que el balance de víctimas podría aumentar.

La explosión se produjo el miércoles por la noche en un edificio residencial de Evpatoria, una estación balnearia a orillas del Mar Negro, en el oeste de la península de Crimea, a algo más de 600 km de Kiev.

Dos partes del edificio, que según las autoridades tenían 35 apartamentos, quedaron completamente destruidas, constató un fotógrafo de la AFP.

“He visto una llama azulada y humo y... una horrible explosión”, contó una habitante, Lidia Kovalenko, según imágenes retransmitidas por televisión.


Gemidos salen de escombros
Por la noche se oían gemidos de las víctimas, por lo que aún no se ha perdido la esperanza de encontrar a supervivientes, según los testigos.

“Hemos oído claramente llorar a una niña”, contó a la AFP un testigo.

Centenas de socorristas trabajan sin descanso en busca de supervivientes, y observan “pausas de silencio” con cierta frecuencia para escuchar posibles sonidos que les permita orientar la búsqueda.

Pese a las bajas temperaturas (+5-7°C), “hay esperanza de encontrar supervivientes” gracias a las “bolsas de aire” que se forman entre los escombros, aseguró.

En cuanto a las causas de la explosión, las autoridades afirmaron en un primer momento que podía tratarse de un escape de gas, pero luego la primera ministra ucraniana, Yulia Timochenko, dijo que pudo deberse a bombas de oxígeno o de acetileno.

“Según informaciones preliminares, en el sótano del edificio accidentado había un taller donde se usaban materias explosivas sin autorización”, dijo Timochenko.

El presidente de Ucrania, Viktor Yushenko, y Timochenko, enfrentados en el terreno político, llegaron juntos en automóvil al lugar de los hechos y se fueron de Crimea en el mismo avión.

En Moscú, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, propuso la ayuda de la flota del Mar Negro, basada en la península ucraniana de Crimea, según la agencia Ria Novosti.

Yushenko, cuyas relaciones con el Kremlin son tensas, dio las gracias a su homólogo ruso, pero aseguró que por el momento Ucrania disponía de recursos suficientes para hacer frente a la tragedia.