•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El árbitro argentino Darío Herrera esperó que los jugadores de River Plate reaccionaran para reiniciar el jueves el polémico partido contra Boca Juniors por la Copa Libertadores 2015, pero ante la falta de condiciones, el encuentro fue suspendido, aseveró este sábado el veedor de ese encuentro, el boliviano Roger Bello.

"Nosotros hicimos todo lo que corresponde al reglamento, no puedes de entrada postergar, suspender o levantar un partido hasta que no se sepa si definitivamente lo puedes hacer", afirmó Bello, delegado de la Conmebol para el partido Boca-River, al suplemento deportivo Marcas del diario La Razón.

Acotó que "el árbitro (Herrera) esperaba que los jugadores de River reaccionen positivamente para saber si estaban en condiciones de jugar", pero "comprobó que no había cómo continuar el partido y lo suspendió".

Los jugadores de River Plate fueron agredidos por hinchas 'xeneizes' con una sustancia tóxica dentro de la manga de protección que los lleva del vestuario al campo de juego antes de comenzar el segundo tiempo. Cinco terminaron con fuerte irritación en los ojos y quemaduras en la piel, un hecho inédito en Argentina.

Luego de una hora, el encuentro fue suspendido, cuando el marcador estaba 0-0.

Los informes del veedor Bello y el árbitro Herrera forman parte de los antecedentes que tiene en la mano la Conmebol para tomar una decisión este sábado en Asunción.

Boca Juniors espera con resignación una dura sanción de parte de la Conmebol por los incidentes registrados en La Bombonera, clausurado el mismo jueves en la noche tras el ataque de los hinchas.