•  |
  •  |
  • EFE

Miles de guatemaltecos se congregaron hoy en el centro histórico de la capital del país centroamericano para manifestarse en contra de los actos de corrupción atribuidos al gobierno del presidente Otto Pérez Molina.

La masiva protesta, convocada por docenas de organizaciones sociales, reunió a los asistentes frente al Palacio Nacional de la Cultura, antigua sede de gobierno, situado en el centro de Ciudad de Guatemala.

El gobierno de Pérez Molina sufrió el pasado 8 de mayo la renuncia de su vicepresidenta, Roxana Baldetti, después de que se viera vinculada a una millonaria estructura de corrupción.

El escándalo provocó la creación de un movimiento social denominado #RenunciaYa, que realizó múltiples demostraciones de calle para exigir la dimisión de la vicepresidenta.

El grupo convocó a través de redes sociales a miles de guatemaltecos a reunirse hoy para exigir también la salida de Pérez Molina del gobierno.

Los asistentes empezaron a reunirse desde el mediodía para la marcha, convocada a las 15.00 hora local (21.00 GMT). No perdieron los ánimos a pesar de la lluvia que minutos antes de la hora pautada se posó sobre el centro de la capital durante media hora.

La mayoría de los manifestantes, quienes portaban banderas de Guatemala y mantas en las que solicitaban un alto a la corrupción, se unieron para cantar el himno del país al unísono, una hora después de convocada la marcha.

La multitud llenó la amplitud de la Plaza de la Constitución, situada entre el Palacio Nacional de la Cultura y la Catedral Metropolitana, además de algunas calles aledañas al centro.

La marcha tuvo eco en Quetzaltenango, la segunda urbe más importante del país, al igual que en la ciudad colonial de Antigua Guatemala.

La estructura criminal que se asocia a la exvicepresidenta Baldetti era presuntamente dirigida por Juan Carlos Monzón Rojas, su exsecretario privado, hoy prófugo de la justicia.

Baldetti, quien tomó el cargo en enero de 2012, afirmó con su renuncia que el objetivo de su dimisión era enfrentar una posible investigación en su contra por parte de las autoridades, quienes desarticularon dicha red de corrupción el pasado 16 de abril.

Después de la renuncia de Baldetti, la vinculación de tres ministros del gobierno de Pérez Molina con otros posibles hechos de corrupción ha contribuido a que la exigencia de los grupos opositores se mantenga vigente.