•  |
  •  |
  • AFP

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon dijo el domingo que está cada vez más preocupado por la crisis humanitaria desatada por los refugiados varados en barcos en el sudeste asiático y ofreció ayuda de las Naciones Unidas para resolvertla.

Ban indicó que había hablado por teléfono con los primeros ministros de Malasia y Tailandia, mientras su ayudante Jan Eliasson discutió sobre la crisis con ministros de Bangladesh e Indonesia.

"En su conversación con los líderes de la región, reiteraron la necesidad de proteger las vidas (de los migrantes) y respetar el derecho internacional", dijo el portavoz del secretario general de Naciones Unidas en un comunicado.

Ambos instaron a los líderes asiáticos a "respetar la obligación de rescatar personas en el mar" y de no rechazar a los refugiados.

Indonesia, Malasia y Tailandia han generado indignación por por su decisión de devolver al mar a buques sobrecargados con migrantes de las minorías étnicas bohingya de Birmania y con bangladeshíes pobres.

"Naciones Unidas está dispuesta a respaldar todos los esfuerzos para abordar la situación", dijo el dirigente de la ONU, que se manifestó "alentado" por los planes del gobierno de Tailandia de convocar a un encuentro regional para abordar la crisis.

Ban es esperado el lunes en Corea del Sur y luego seguirá viaje hacia Vietnam.