•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los cinco menores de edad que la semana pasada asesinaron a un niño de 6 años, en el estado mexicano de Chihuahua, se enfrentan, según su edad, a penas de reclusión en albergues o en centros de internamiento para adolescentes, informó ayer el fiscal general del Estado, Jorge Enrique González.

En una entrevista radiofónica con Imagen Radio, González explicó que en términos legales se “procederá penalmente” solo contra dos que tienen 15 años, pues los otros menores, de edades entre 11 y 13 años, son “inimputables” de acuerdo con la ley.

Los niños, al parecer, estaban jugando a ser secuestradores con otro niño menor que ellos, al que ataron, golpearon con piedras e hirieron con un arma blanca, para luego enterrarlo y colocar encima de la tumba un perro muerto para camuflar el cadáver.

Por la brutalidad de los hechos, el caso ha conmocionado a la sociedad mexicana.

TRES A ALBERGUE
Para los tres “inimputables”, González dijo que ha pedido a la Procuraduría de la Defensa del Menor que les retire a los padres la custodia y que sean llevados a un albergue, a “una pequeña cárcel”.

“Es donde creo que deben de estar”, puntualizó.

En el caso de los dos adolescentes de 15 años se estima que podrían recibir una condena máxima de 10 años en un centro de internamiento especializado para adolescentes, según especificó un día antes el fiscal en la Zona Centro de Chihuahua (norte), Sergio Almaraz.

Según relató el fiscal este martes, la explicación inicial de los jóvenes, sobre todo del considerado instigador del suceso, de 15 años, fue que “era parte de un juego” en el que “se les pasó la mano”.

INVESTIGACIÓN AGOTADA
Sin embargo, “hoy ya están mucho más preocupados y asustados, pero en un primer momento la actitud fue de que no era tan trascendente”, puntualizó.

En este sentido, declaró que la investigación queda “prácticamente agotada”, porque “el móvil de fondo” sería el de un juego no controlado.

Asimismo, explicó que algunos adolescentes tenían antecedentes no penales, por romper vidrios en casas de su localidad y ocasionar “daños materiales y faltas de respeto”, sin que hubiera una denuncia formal.

Detienen a uno de los más buscados

OPERATIVO • Fuerzas federales mexicanas detuvieron, en dos acciones distintas, a tres presuntos jefes de bandas criminales en el estado de Guerrero, entre ellos Francisco Javier Resillas Ríos, el delincuente más buscado en el estado de México, informó ayer la secretaría de Gobernación.

Resillas, también identificado como Bruno Torres Mejía, de 24 años de edad y originario del Estado de México, declaró ser jefe de plaza de una organización delictiva con presencia en esa entidad y tener vínculos con la delincuencia organizada en Ecatepec, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli y Zumpango, entre otros municipios del norte, noreste y oriente de ese Estado.

Herido en el operativo, Resillas fue operado en un hospital de Acapulco, donde se encuentra estable.