•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Millares de indígenas y campesinos guatemaltecos se manifestaron este miércoles en las calles de la capital para exigir la renuncia del presidente Otto Pérez Molina, cuyo Gobierno se encuentra acorralado por varios escándalos de corrupción.

El último capítulo de la trama se registró este miércoles, con el arresto de directores del banco central y de la seguridad social, acusados de fraude fiscal por la fiscalía.

El mandatario consideraba ya superada la crisis iniciada hace un mes al revelarse una red de defraudación fiscal en aduanas, que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, cuando ahora se anuncia la detención de los principales ejecutivos del banco central y de la seguridad social.

El presidente debe de renunciar en este momento no solo por el clamor popular, sino por la vinculación directa que tiene con el señor Juan de Dios Rodríguez”. David Gaitán, de la organización Acción Ciudadana, adscrita a Transparencia Internacional.

Ayer, mientras los manifestantes se concentraban en el centro de la capital con llamados a erradicar la corrupción, la cúpula directriz del Banco de Guatemala (Banguat, central) y del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) fueron arrestados acusados de participar de un fraude por 14.5 millones de dólares en favor de la Empresa Farmacéutica Pisa de Guatemala.

Entre los detenidos figura el presidente del IGSS, el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano al mandatario, y el presidente del Banguat, Julio Suárez, indicó el Ministerio Público (fiscalía) en un comunicado.

Las autoridades acusan a los detenidos de asociación ilícita, tráfico de influencias, cobro ilegal de comisiones y cohecho activo.

Pérez había nombrado a Rodríguez, quien se había desempeñado anteriormente como secretario privado del mandatario, al frente del IGSS en abril de 2013 para combatir la corrupción en esa institución.

FUERA CORRUPTOS
El nuevo escándalo estalló en momentos en que el presidente enfrenta una intensa presión de la población, que ha salido masivamente a las calles para exigir su renuncia.

La investigación estuvo a cargo del Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente avalado por la ONU para combatir estructuras ilegales dentro del Estado.

Yo deposité confianza en estas personas, pero eso no quiere decir que me haga responsable de los hechos. Ellos han defraudado la confianza que deposité”. Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala.

“Fuera todos los políticos y empresarios corruptos”, “Renuncia tito (Pérez), la cárcel te espera”, “Cese a la Corrupción” y “La vida y los derechos no son una mercancía”, se leía en carteles que portaban los manifestantes.

Para David Gaitán, miembro de la organización Acción Ciudadana, adscrita a Transparencia Internacional, el arresto de Rodríguez debería ser el detonante para que Pérez presente su renuncia, debido a su amistad personal con el involucrado y porque este fue nombrado por el propio jefe de Estado.

Aseguró además que el mandatario ignoró la denuncia pública de esa entidad, realizada en diciembre pasado, cuando pidió que “se rescindiera el contrato (con la farmacéutica) porque a todas luces era anómalo”.

Pérez: "No renunciaré"

"TRAICIÓN" • El presidente Otto Pérez Molina intentó desvincularse del caso que se conoció ayer al declarar en rueda de prensa que el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) es una entidad autónoma y que fue traicionado por las personas que nombró a cargo de ese organismo.
Además, reiteró que continuará en la presidencia hasta el 14 de enero de 2016, cuando entregue el poder a las próximas autoridades.
"Soy el primero en pedir que respondan a la justicia y si son responsables que sean condenados”, insistió Pérez.
El presidente anunció también que separó del cargo a la titular de la Comisión presidencial para la transparencia, Verónica Taracena, nombrada por la exvicepresidenta Baldetti.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus