•   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Guatemala se prepara para sufrir una reestructuración total de todos sus miembros con el objetivo de mostrar a la población compromiso con la transparencia y el buen quehacer político.

El presidente Otto Pérez Molina anunció el jueves reciente que hace días solicitó la renuncia de todos sus 12 ministros “por diferentes motivos”, sobre los que no entró en detalle, aunque apuntó que el fin último es imprimir un “mayor dinamismo” en el trabajo de las dependencias del Estado.

Por este motivo, destituyó el mismo día al ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla; a la ministra de Ambiente, Michelle Martínez; y al ministro de Energía, Edwin Rodas, quien había asumido el cargo el viernes de la semana pasada tras la renuncia de su antecesor, Erick Archila.

NUEVA MINISTRA
Ayer, Pérez Molina juramentó a Eunice Mendizábal (que fungía como viceministra de Gobernación en el área de la lucha contra el narcotráfico) como nueva ministra en sustitución de López Bonilla, considerado su mano derecha.

Desde abril reciente, la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un órgano patrocinado por la ONU, denunciaron la existencia de una red de fraudes en las aduanas nacionales, liderada por Juan Carlos Monzón (prófugo), secretario de la vicepresidenta Roxana Baldetti, quien dejó el cargo el pasado 8 de mayo, salpicada por el escándalo.

Por los casos de corrupción,  miles de guatemaltecos han salido a las calles para pedir la renuncia de los gobernantes.

Por su parte, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ratificó la prórroga por dos años del mandato de la Cicig, establecido en 2007 para combatir estructuras criminales dentro del Estado.

En 45 días la Cicig desmanteló dos estructuras criminales dentro del Estado de Guatemala, una de los cuales provocó la renuncia de la ahora exvicepresidenta del país, Roxana Baldetti.