•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El chileno José Miguel Insulza se despidió ayer ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), tras diez años de gestión como secretario general, con una defensa del diálogo y la soberanía estatal ante los conflictos del continente.

Insulza, un hombre de acción que llegó a la OEA avalado por su destreza para zanjar crisis en Chile, no logró replicar su fama en un organismo cuyas limitaciones estructurales y creciente división restaron impacto práctico a su gestión, aunque no agotaron su ambición política.

El martes, le relevará el uruguayo Luis Almagro.

En su despedida las misiones miembro destacaron su labor con duros retos y crisis.