•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El mandatario de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, manifestó hoy que espera que el prestigio de su país y sus selecciones no se vea afectado con el arresto en Suiza del presidente de la Federación de Fútbol, Eduardo Li, sospechoso de actos de corrupción junto a otros dirigentes de la FIFA.

"Me he sentido muy sorprendido por la noticia al igual que todo el país. La lamento mucho y espero que el buen nombre de Costa Rica no se vea afectado por esta situación, ni el de sus selecciones nacionales", declaró Solís a los periodistas.

Siete altos dirigentes del máximo organismo del fútbol mundial, entre los que se encuentran dos vicepresidentes, fueron detenidos hoy en un hotel de la ciudad suiza de Zúrich por cargos de corrupción, antes de participar en el congreso anual de la FIFA.

Todos los detenidos fueron arrestados por la Policía suiza a petición de la Justicia estadounidense que les acusa de organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero, entre otros, y estarán bajo custodia helvética hasta que puedan ser extraditados.

La investigación penal que lleva a cabo la Fiscalía de Nueva York está relacionada con la concesión de derechos a medios y derechos de mercadotecnia y patrocinio de competiciones organizadas en Estados Unidos y en América del Sur.

Según la investigación, los acusados estarían implicados en la obtención de sobornos por valor de más de 150 millones de dólares.

El presidente Solís dijo que no conoce los detalles de la "grave acusación", por lo que prefirió no referirse al fondo de la situación.

"Este caso no representa a un funcionario público, pero siempre es un jerarca de una institución importante del país y en el marco en que se producen los hechos podría afectar la imagen del país", declaró el mandatario.