elnuevodiario.com.ni
  •   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) ejecutaron a 20 hombres en la antigua ciudad siria de Palmira, mientras en Irak el ejército y las milicias chiitas intentaban rodear a los combatientes extremistas en la ciudad de Ramadi.

Una semana después de haber conquistado Palmira, cuyas ruinas están clasificadas como patrimonio de la humanidad, “el EI mató a balazos a 20 hombres delante de una muchedumbre reunida en el teatro romano de Palmira”, acusados de haber luchado junto al régimen de Bashar al Asad, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El EI tomó Palmira el 21 de mayo tras un asalto que duró nueve días. Según el OSDH, que se informa gracias a una red de fuentes en Siria, el EI ha ejecutado a al menos 217 personas, entre ellas 67 civiles, en la ciudad y sus alrededores. 

Rodean Ramadi

El director de antigüedades del gobierno sirio teme que las ejecuciones en las ruinas sean un preámbulo a su destrucción. El EI ya ha destruido patrimonio histórico en la región, en particular los lugares de culto considerados idólatras.

El EI multiplica las atrocidades en las zonas que controla, a caballo entre Siria e Irak, donde declaró un “califato”.

Al otro lado de la frontera, las fuerzas iraquíes, con el apoyo de las milicias chiitas, intentaban el miércoles rodear a los yihadistas en Ramadi antes de dar el asalto.

Las autoridades iraquíes prometieron retomar Ramadi, capital de Anbar, la mayor provincia de Irak.

La toma de esta ciudad el pasado 17 de mayo por parte de los yihadistas, tras la retirada caótica de las fuerzas gubernamentales, supuso un duro revés para Irak y sus aliados estadounidenses, que cambiaron su estrategia inicial de crear una fuerza sunita para expulsar al EI.

El EI controla la mayoría de la provincia sunita de Al Anbar, donde empezó a conquistar territorios a partir de enero de 2014, antes de la ofensiva de junio en la que se apoderó de grandes regiones en el este y el norte de Bagdad.

En el marco de la operación lanzada desde el martes, cerca de 4.000 hombres -soldados, policías, milicianos chiitas y miembros de las tribus sunitas- se dirigieron hacia Ramadi, a un centenar de kilómetros al oeste de Bagdad.

Las fuerzas iraquíes y las milicias “tomaron el control total de los barrios de Al Taech y Al Hmeyrah”, en el sur de Ramadi, y entraron en el campus de la universidad de Al Anbar, indicó un coronel del ejército.