•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Fuertes lluvias generaron nuevas inundaciones y el pánico entre los vecinos del poblado de Salgar, en el noroeste de Colombia, arrasado en parte el pasado 18 de mayo por una avalancha que dejó al menos 94 muertos, informó hoy la Defensoría del Pueblo.

La institución detalló en un comunicado que hasta altas horas de la madrugada uno de sus equipos, junto a 142 miembros de organismos de socorro desarrollaron tareas de limpieza y "remoción" del agua y lodo que quedó tras nuevas inundaciones en la zona.

Al ver correr el agua, el pánico se desató entre los habitantes, que necesitaron asistencia psicológica ante el temor de que se produjera una tragedia similar a la que vivieron la semana pasada, cuando se represó y desbordó la quebrada Liboriana.

Entonces, la avalancha que siguió arrasó familias enteras y todo cuanto encontró a su paso en el corregimiento (aldea) de Las Margaritas, además de afectar tres barrios del perímetro urbano de Salgar, situado en el departamento de Antioquia.

Según últimas cifras oficiales, la tragedia deja 94 muertos, en tanto que los damnificados ascienden a 1,263 personas.

Aproximadamente la mitad de los fallecidos ya han sido sepultados en dos ceremonias colectivas; el resto permanece en el Instituto de Medicina Legal de Medellín, capital de Antioquia, a la espera de identificación.

A uno de los entierros asistió el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, acompañado de los ministros del Interior, Juan Fernando Cristo, y de Vivienda, Luis Felipe Henao, quien ha sido designado como gerente de la reconstrucción de Salgar.

La tarea incluye las obras de hasta seis puentes y numerosas viviendas para quienes perdieron su hogar, cuya entrega está prevista en el plazo de un año.

Por el momento, se realiza una evaluación estructural a unas 45 viviendas que quedaron "comprometidas por la avalancha", indicó la Defensoría, así como el estudio de terrenos en los que se podrían construir las nuevas casas.