•  |
  •  |
  • END

GAZA / AFP
Heridos y cuerpos hechos trizas llegaban en medio de una total confusión al Hospital Al Chifa de Gaza, donde centenares de familiares acudían a identificar un muerto o a buscar un pariente desaparecido tras los sangrientos ataques israelíes de este sábado.

Cadáveres y heridos fueron conducidos en ambulancias o en automóviles civiles hasta el hospital, al que entraron en camillas o a falta de éstas sobre sábanas.

Poco después de los ataques aéreos israelíes de ayer sábado, que causaron más de 200 muertos, la morgue estaba saturada.

Cuerpos no identificados se amontonaban en el suelo en el servicio de urgencia y en los corredores, mientras los heridos gritaban.


Miembros despedazados caían al suelo
Totalmente desbordados, los médicos y enfermeros se agitaban deprisa y corriendo.

A veces, una misma camilla servía para transportar varios cuerpos. Miembros despedazados caían al suelo. El piso está manchado de sangre.

La mayoría de las víctimas llevaban el uniforme de los servicios de seguridad del movimiento islamista Hamas, que controla Gaza, cuyo cuartel general fue el objetivo de los ataques israelíes.

A través de altavoces, los empleados de la morgue pedían a los parientes amontonados en la entrada que identificaran los cuerpos y se los llevaran.

“Mi hermano todavía estaba vivo aquí y me hablaba, pero nadie pudo atenderlo y murió”, afirmó llorando Ahmad Al Gharabli, refiriéndose a su hermano Baha, policía de Hamas.

El cuerpo ensangrentado de otro policía de Hamas, Mohammad Abu Chaabane, fue transportado en la misma camilla que una niña de unos diez años, mortalmente herida en el vientre. “No la conocemos”, afirma el hermano del policía, Wissam.

Abu Obeida Al Jarah, jefe de la Policía que se encontraba en uno de los edificios atacados, salió ileso del ataque.

“Logramos salir y vinimos aquí inmediatamente para identificar los cuerpos”, explicó.


Juran respuesta
“Es una verdadera masacre que no se quedará sin respuesta. La sangre de los policías no se ha regado en vano”, dijo.

El ministro de Salud del gobierno de Hamas, Bassem Naim, presente en el hospital, deploró la falta de medios.

“Nuestros medios son muy modestos para enfrentar esta terrible masacre que se realizó con la complicidad árabe e internacional”, afirmó a la AFP.

Descalza y con el pañuelo islámico sobre los hombros, Asmaa Abdo, madre de dos policías en formación, llegó al hospital tras haber sido informada de los ataques israelíes.

“Me dijeron que mis dos hijos murieron, pero nadie en el hospital puede confirmarlo”, gritó la mujer, que insultaba a “los árabes y a Abu Mazen”, el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas, a quien Hamas le arrebató el poder en Gaza en junio de 2007.


Destrucción casi total
Los vidrios de decenas de casas fueron destrozados por los ataques israelíes.

Un edificio de diez pisos donde funcionaba una asociación de apoyo a los prisioneros, dependiente de Hamas, quedó totalmente destruido.

Las excavadoras remueven los escombros y los socorristas buscan cuerpos. Cinco cadáveres totalmente destrozados acababan de ser retirados de allí.

En las calles de Gaza, los minaretes de varias mezquitas difunden versículos del Corán en señal de duelo. Numerosas mujeres se dirigían a pie, llorando, hacia el Hospital Al Chifa.

Al Aqsa, televisión de Hamas, difunde imágenes de cuerpos y miembros destrozados y ensangrentados que yacen sobre el suelo con la inscripción “el Holocausto continúa” en la parte inferior de la imagen.

Un locutor denuncia el “silencio” y la “complicidad” de algunos países árabes.


Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus