•   Pekín  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un barco con más de 450 personas a bordo naufragó el lunes en el río Yangtsé, en el centro de China, donde los equipos de socorro sólo han rescatado hasta ahora a un puñado de personas y recuperado cinco cadáveres.

El "Dongfangzhixing" ("Estrella de Oriente"), que zarpó de Nankín (este) rumbo a Chongqing (centro), se hundió a su paso por el distrito de Jianli en la provincia de Hubei (centro este), indicó el martes la agencia oficial Xinhua, aunque por le momento se desconoce la causa del naufragio, aunque la televisión estatal CCTV apuntó a un accidente.

Se teme que este naufragio se convierta en la peor tragedia de la historia reciente en esta gran arteria fluvial de China.

Los equipos de rescate socorrieron hasta el momento a 13 personas, entre ellas el capitán y el ingeniero jefe, quienes declararon que la embarcación se vio sorprendida por una tormenta.

Las operaciones de socorro continuaban el martes, pero el fuerte viento y la intensa lluvia complicaban estas labores, según medios oficiales.

En el momento del naufragio, a las 13H28 GMT del lunes, viajaban 458 personas: 406 pasajeros chinos, cinco trabajadores de una agencia de viajes y los 47 miembros de la tripulación, señaló la cadena de televisión pública CCTV dejando entrever que no había ciudadanos extranjeros a bordo.

Hasta el momento, los socorristas recuperaron cinco cuerpos sin vida, según esta cadena.

Asimismo, los socorristas acuáticos golpearon en varias ocasiones el casco de la embarcación volcada, obteniendo "respuestas" en el interior del barco, informaron los medios locales sin aportar más detalles.

El Diario de Hubei aseguró que al menos tres personas presas en el interior del casco fueron rescatadas gracias a estas respuestas, aunque se ignora si éstos están incluidos en el balance oficial rescatadas.

En las imágenes difundidas por la televisión pública, hombres con chaleco naranja un soplete se preparan aparentemente para abrir un boquete en el casco de la embarcación.

Travesías turísticas 

La policía tomó declaración al capitán y al ingeniero jefe, según Xinhua. Ambos dijeron que el barco se inclinó súbitamente por el efecto de un "tornado" y desapareció bajo las aguas en "menos de un minuto".

Según la prensa oficial, siete de las personas a bordo dieron la alerta tras haber nadado hasta la orilla.

Un centenar de pasajeros había reservado su viaje en una oficina turística de Nankín, mientras que los otros se registraron en otras agencias, declaró Yao Wenge, responsable del transporte fluvial en Nankín, citado por Xinhua.

Un número importante de estos turistas tenía entre 50 y 80 años, dijo por su parte el diario provincial Hubei Ribao, que cita fuentes oficiales.

El barco, de 76 metros de eslora, podía albergar hasta 534 personas y pertenecía a la compañía Chongqing Dongfang, que organiza travesías en la espectacular región de las Tres Gargantas.

"Los responsables de la empresa están en el lugar [del naufragio]. No conocemos con claridad la situación", indicó a la AFP una portavoz de la compañía. "Sólo podemos esperar y consolar a las familias de las víctimas", añadió.

En los medios estatales el presidente Xi Jinping ordenó que se llevaran a cabo "todos los esfuerzos posibles".

Por su parte, el primer ministro Li Keqiang llegó el martes al lugar del naufragio para "coordinar las operaciones de rescate".

En las redes sociales, los internautas chinos lamentaban la limitada cobertura mediática de la catástrofe y la tardanza de los equipos de socorro.

"Cuando el ferry se hundió [el año pasado] en Corea del Sur, la televisión surcoreana informó las 24 horas", subrayaba un usuario de la plataforma Weibo.

El Yangtsé, el río más largo de Asia (6.300 kilómetros), ha registrado varias tragedias fluviales. El hundimiento de un remolcador en enero dejó 22 personas muertas, entre ellas ocho extranjeros.