•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó hoy que "toda la sociedad es agredida cuando se ataca a una mujer", al inaugurar un centro especializado en la atención a las víctimas de la violencia machista.

"Tolerancia cero contra las agresiones a las mujeres", declaró la mandataria, quien instó a "todos y todas" a "denunciar siempre" cada caso de violencia de género.

Rousseff citó datos oficiales según los cuales entre 2009 y 2011 15 mujeres fueron asesinadas cada día en Brasil y admitió que, a pesar del esfuerzo del Gobierno por acabar con esas agresiones, en 2014 fueron recibidas 114 denuncias diarias de violencia machista.

El centro inaugurado hoy forma parte de una red conocida como Casas de la Mujer, basada en el proyecto Ciudad Mujer, que existe en El Salvador desde 2011 y fue desarrollado por la brasileña Vanda Pignato, actual secretaria de Inclusión social de ese país y esposa del expresidente Mauricio Funes.

En sus instalaciones las víctimas de la violencia machista recibirán atención psicológica, social, jurídica y sanitaria y hasta orientación en la búsqueda de trabajo.

La de Brasilia es la segunda Casa de la Mujer que funciona en el país, después de la pionera, instalada en la ciudad de Campo Grande, capital del estado de Mato Grosso do Sul, que en cuatro meses de operaciones ya ha atendido a unas 2.500 mujeres.

Los planes del Gobierno prevén que, en los próximos tres años, serán inaugurados otros 25 centros similares, hasta completar uno en cada capital regional del país.