•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández prometió en cadena nacional de radio y televisión, la noche del lunes, que enjuiciará a “corruptos y corruptores”, pese a ser señalado de presuntamente haber desviado millonarios fondos del Seguro Social para su campaña política.

“Estamos decididos y llegaremos hasta el último responsable de este caso para que sea capturado y enjuiciado, (porque) aquí nadie ha comprado impunidad; corruptos y corruptores deben de rendir cuentas ante la ley”, sentenció.

Hernández ha sido señalado por líderes de la oposición y por radio y TV Globo de haber recibido cerca de 90 millones de dólares del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) durante la campaña que lo llevó al poder en las elecciones del 2013.

El mandatario subrayó que las investigaciones del Ministerio Público “han permitido que estén privados de libertad diez personas, entre ellas el exdirector de Seguro Social y dos exviceministros”.

El jueves pasado sorprendió en la capital una movilización de más de 5,000 personas --según los organizadores--, que portando antorchas exigieron la renuncia del mandatario, en un hecho sin precedentes en el país centroamericano, aún dividido por el golpe de Estado que derrocó al expresidente Manuel Zelaya en 2009.

Desde entonces, otras movilizaciones se han llevado a cabo en otras ciudades y se planifican otras.

La dirigencia del oficialista Partido Nacional (PN, derecha) acusa a Zelaya, líder del izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre), de emprender la campaña de desprestigio contra el Gobierno.

Pero otros sectores se han sumado, como el excandidato del Partido Anticorrupción (PAC) y presentador de televisión Salvador Nasralla, quien ha sido querellado por acusar directamente a dirigentes del oficialismo de ese desvío de fondos.

Lo digo en alta y clara voz: No nos temblará la mano en el Poder Ejecutivo para seguir el combate a la criminalidad y la corrupción”.  Juan Orlando Hernández,  presidente de Honduras.