•  |
  •  |

El periplo de un superviviente y familiares de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos hace ochos meses en Ayotzinapa, llegó ayer a Brasil para concluir el itinerario con el que han exigido “justicia”. “La única arma que tenemos es un micrófono”, dijo Mario César González, padre de uno de los desaparecidos.