•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los opositores venezolanos que iniciaron una huelga de hambre hace varios días, entre ellos el exalcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos y Leopoldo López, han comenzado a mostrar signos de “deterioro”, según informaron sus abogados.

Ceballos, recluido en una cárcel de presos comunes en el centro de Venezuela, ha perdido “por lo menos, 10 kilos de peso, secuela de la huelga de hambre, además de emplear silla de ruedas y usar tapabocas”, señalaron los abogados del político, según un comunicado de la plataforma opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), divulgado ayer.

Según la coalición opositora, Ceballos, quien cumple hoy 12 días sin ingerir alimentos, “se deteriora a pasos acelerados, debido a lo prolongado de su huelga de hambre y a la inclemente temperatura” de la zona donde se encuentra la prisión.

DEMANDAS
Ceballos inició el ayuno el pasado 22 de mayo para reclamar a las autoridades que se fije una fecha para las elecciones parlamentarias y que estas cuenten con la observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea.

Asimismo, demanda que se libere a quienes la oposición considera son “presos políticos” y el cese de la “censura”, y la “represión”, que, aseguran, promueve el gobierno de Nicolás Maduro.

Horas después de haber comenzado la huelga, el también opositor Leopoldo López anunció que se sumaría al ayuno, y las autoridades trasladaron a Ceballos a la penitenciaría conocida como “26 de Julio”, a unos 150 kilómetros de la capital venezolana.

El abogado y compañero de partido Lester Toledo informó que Ceballos se encuentra en una habitación con limitaciones de espacio y de servicios, en un lugar con una temperatura por encima de los 38 grados centígrados.

Los también encarcelados Alexander Tirado y Raúl Baduel, quienes se encuentran recluidos en una cárcel en el centro-occidental estado de Carabobo, se adhirieron a la huelga y dejaron de consumir alimentos el pasado martes.

Un comunicado del partido de López, Voluntad Popular (VP), asegura que Tirado y Baduel “ya presentan un franco deterioro de su salud”, y que “ambos jóvenes fueron trasladados a la enfermería del penal”.

López, Ceballos, Baduel y Tirado fueron apresados por delitos relacionados con la violencia de las protestas antigubernamentales de 2014, y mientras los dos primeros están aún en proceso de juicio, los dos últimos ya fueron condenados a ocho años de prisión.

Al igual que Baduel y Tirado, se sumó al ayuno Deivis Oliveros, un joven detenido en la sede de los Servicios de Inteligencia venezolanos (Sebin) y de quien aún no se conocen detalles de su estado de salud.

Están también en huelga de hambre el diputado del Concejo Legislativo de Carabobo, Julio Rivas, y otros seis jóvenes, a quienes, según informó ayer VP, se han sumado otros cinco jóvenes de distintas ciudades, con lo que se elevan a 17 las personas que mantienen esta protesta.

La esposa de López, Lilian Tintori, informó el lunes que el líder de VP había perdido cinco kilos, y sus abogados aseguraron también que evidencia signos de deterioro.

González viajaría el sábado a Venezuela

DEFENSA • El exjefe de gobierno español, Felipe González, aseguró que “probablemente el sábado” viajaría a Caracas, en donde el lunes se reanudó el juicio contra el opositor Leopoldo López y con cuya defensa colabora el español.

González aceptó colaborar con la defensa de López y de Antonio Ledezma, alcalde de Caracas también detenido, a petición de sus familiares. El gobierno de Nicolás Maduro acusa a Ledezma de conspiración.

López, quien inició una huelga de hambre hace 8 días, está acusado de incitar a la violencia en las masivas protestas de principios de 2014 que dejaron 43 muertos.

“Mañana (hoy miércoles) salgo para Bogotá y probablemente el sábado para Caracas”, dijo González ayer luego de reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, con quien aseguró que abordó los casos “preocupantes o negativos” como los de Venezuela, entre otros temas.

Venezuela “no cumple las reglas del juego, (...) por eso hay que insistir en que se vote, y cuando se vote se puede acabar (con) este clima en el que nos encontramos con presos políticos, con desabastecimiento en uno de los países más ricos de América Latina”, añadió en diálogo con periodistas. (AFP)