•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los argentinos marchan este miércoles bajo el lema "Ni una menos", para decir basta a los feminicidios en este país donde una reciente serie de macabros crímenes de mujeres a manos de sus parejas o exparejas causaron estupor en la sociedad.

La movilización se concentrará frente al Congreso de la nación en Buenos Aires a partir de las 17H00 locales (20H00 GMT), y tendrá réplicas en 24 provincias, además de Chile y Uruguay.

Se prevé que será masiva al contar con el apoyo de organizaciones humanitarias, estudiantiles, sindicales, judiciales, todos los partidos políticos e incluso de la Iglesia católica, culto mayoritario en Argentina.

"¡Basta de violencia contra la mujer! ¡Ni una menos! ¡Valoremos y respetemos la vida siempre, de punta a punta!", expresó la Acción Católica Argentina, una organización laica que depende de la Iglesia, para convocar a la marcha.

El reclamo principal es que se aplique la ley de protección integral contra la violencia hacia las mujeres, aprobada en 2009 pero hasta ahora sin una reglamentación efectiva para proteger a las mujeres víctimas de violencia doméstica.

"Esta movilización tiene lugar porque hubo tres feminicidios emblemáticos recientemente", explicó a la AFP Fabiana Túñez, de la ONG Casa del Encuentro, que divulga las cifras sobre feminicidios en un país sin estadísticas oficiales sobre el tema.

Los casos que menciona Túñez son el de dos mujeres, una acuchillada en una kínder frente a sus alumnos bebés, otra apuñalada en un bar porteño a plena luz del día y el de una niña de 14 años embarazada y cuyo novio quería obligarla a abortar.

Esta última, Chiara Páez, según la investigación fue asesinada a golpes por su novio de 16 años con ayuda de la familia de él y enterrada en el patio de la casa, un caso que provocó escalofríos en la sociedad y detonó el mes pasado la campaña en las redes #NiUnaMenos.

"Esto marcó un punto de inflexión social y político", apuntó Túñez destacando la importancia que han jugado los medios de comunicación en la convocatoria.

Según esta ONG, en 2014 se produjeron en Argentina 277 feminicidios como resultado de los cuales 330 niños quedaron sin madre. Eso significa que una murió cada 31 horas.

La ley no es mágica

Argentina cuenta desde 2012 con una ley que pena con cadena perpetua al hombre "que mate a una mujer o a una persona que se autoperciba con identidad de género femenino".

Los organizadores consideran que solo con la ley no es posible frenar este flagelo y exigen la aplicación de un plan de erradicación de la violencia y la elaboración de estadísticas oficiales.

Además, piden una reforma educativa para instruir en todos los niveles la problemática de la violencia de género y capacitar a personas para acompañar a las mujeres objeto de violencia, especialmente de quienes denuncian al hombre y suelen recibir amenazas por ello.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una reconocida ONG de promoción y defensa de los derechos humanos en Argentina, que también adhirió a la movilización, destacó los avances normativos en el país "para visibilizar y prevenir la violencia que se ejerce contra las mujeres y otros grupos".

Sin embargo lamentó que esas leyes "aún no tienen una implementación efectiva que esté orientada a la no repetición".

Los datos estadísticos oficiales son la herramienta indispensable para llevar adelante políticas que disuadan feminicidios y otros tipos de violencia, según el CELS.

Una encuesta divulgada el martes por el ministerio de Desarrollo Social de la alcaldía de Buenos Aires reveló que seis de cada diez mujeres dijeron haber sido víctimas de violencia psicológica y dos de cada diez denuncian haber sido agredidas.

La justicia cuenta con instrumentos para defender a una mujer amenazada, como la provisión de botones antipánico para que pueda alertar ante un ataque o la emisión de una orden de restricción para el hombre en cuestión.

También contempla la habilitación de refugios para las mujeres tengan donde ir si abandonan su casa, aunque se cuestiona que son aún insuficientes.

Según Túñez, el debate por la aprobación de la legislación ayudó a la "concientización de la sociedad acerca del impacto que tiene la violencia de género. Antes se hablaba de crímenes pasionales. Ahora es violencia de género", recordó.