•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se pronunciará el viernes sobre el caso de un tetrapléjico francés en estado vegetativo, Vincent Lambert, en un veredicto que podría marcar un hito en el debate sobre la eutanasia en Europa.

Víctima de un accidente de circulación en 2008, Vincent Lambert, hoy de 38 años de edad, sufre lesiones cerebrales irreversibles y su estado no cesa de degradarse.

Su esposa, Rachel Lambert, apoyada por los médicos y seis de los ocho hermanos de su marido, desea "dejarlo partir". Pero sus padres, católicos tradicionalistas, se oponen a ello.

Los padres y dos de los hermanos de Vincent Lambert apelaron al tribunal europeo tras una larga batalla jurídica en Francia y después de que el Consejo de Estado, la más alta jurisdicción administrativa francesa, autorizara en junio de 2014 el cese de la hidratación y de la alimentación artificial de su hijo.

El Consejo de Estado estimó entonces que la continuación del tratamiento del paciente aparecía como una "obstinación no razonable".

Los padres de Lambert consideran que se trataría de una "eutanasia disfrazada". Según ellos, su hijo "no está en fin de vida" sino que es solamente "minusválido".

Al cabo de un procedimiento acelerado con respecto a sus normas, la más alta instancia del tribunal de Estrasburgo, la Gran Cámara, dirá el viernes si Francia viola o no los derechos humanos al dejar morir a ese hombre.

Este veredicto será estudiado atentamente en los otros 46 Estados miembros del Consejo de Europa, del que el TEDH es la instancia jurídica. Y puede "convertirse en un verdadero referente jurídico sobre el fin de vida en Europa", estima Nicolas Hervieu, jurista y especialista del TEDH.