•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de un centenar de camioneros chilenos se encuentran "atrapados" desde hace 19 días en el complejo fronterizo boliviano de Tambo Quemado, ya que un decreto del gobierno de Evo Morales,  no permite la internación de automóviles con más de cinco años de antigüedad y les impide el ingreso, informa el diario El Mercurio.

Los 130 transportistas llevaban una carga de mil vehículos usados con destino a La Paz. Sin embargo, el decreto les impidió volver a su país ya que cruzaron la frontera con un manifiesto aduanero y requieren otro documento similar para reingresar a Bolivia con los embarques.

"No sabemos cuando vamos a regresar a nuestras casas. Tenemos compromisos, cuentas que pagar. Ninguna autoridad chilena, nadie nos ha venido a ver. Somos chilenos pero nadie se preocupa", manifestó el camionero Leopoldo Gómez.

A pesar de que las autoridades de Arica -la ciudad chilena más cercana al paso fronterizo a 210 km- no se quisieron referir al tema, miembros del personal de la aduana boliviana han realizado gestiones en La Paz para revertir la situación.

"Se está viendo con qué documento se podrían regresar a Chile. Estamos trabajando lo más rápido posible", señaló William Lucero, administrador del complejo fronterizo Tambo Quemado.

Los transportistas denunciaron la falta de seguridad y servicios higiénicos con los que han vivido en los últimos 19 días, donde pasaron la Navidad y probablemente esperarán el Año Nuevo.

"Estoy aquí desde el 8 de diciembre,He sobrevivido con colectas. Nos sentimos abandonados, solos", dijo Juan Sarco, camionero de Iquique, quien denunció robos y roturas a los vidrios de su camión.

El decreto restringe la importación de vehículos con una antigüedad mayor a cincos años para evitar que Bolivia se convierta en un "depósito de chatarra", según autoridades bolivianas.

El mandato afecta al mercado automotor de la ciudad chilena de Iquique, principal puerto de entrada de los automóviles enviados a Bolivia, negocio que generó ganancias por 300 millones de dólares en 2007 y sostuvo cerca de 13.000 empleos.