•  |
  •  |
  • END

Estados Unidos dio su bendición a los ataques israelíes desde hace tres días contra Hamas en la franja de Gaza, aunque subrayó que al mismo tiempo trabajaba para lograr un “cese al fuego” duradero.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, multiplicó sus llamadas internacionales este lunes a líderes mundiales y diplomáticos a los que instó a encontrar un camino para ponerle fin a la violencia que ha dejado hasta el momento, al menos 345 muertos en Gaza, de ellos 57 civiles, afirmaron funcionarios.

El presidente George W. Bush permaneció en su hacienda en Texas, pero conversó sobre la crisis con el rey Abdalá II de Jordania, al día siguiente de hablar por teléfono con el rey Abdalá de Arabia Saudita, informó la Casa Blanca.

“El mensaje del presidente al rey Abdalá, su mensaje en general, es que nosotros queremos que se frene la violencia, pero de manera que lleve a un cese de la violencia duradero y sostenible. No podemos hacer frenar la violencia ahora para que comience nuevamente en un futuro cercano”, dijo el portavoz Gordon Johndroe.

Si bien los dos reyes presionaron a Bush para que ayude a frenar la “ofensiva israelí” en Gaza, condenada por los países árabes, Johndroe subrayó que Estados Unidos cree que Israel “necesita tomar medidas para defenderse” de los lanzamientos de misiles contra el sur de su país desde la franja de Gaza, controlada por Hamas.

“Estados Unidos cree que Israel debe tomar medidas para defenderse”, dijo Bush a los periodistas en Texas. “Están tomando los pasos que creen necesarios para manejar la amenaza terrorista”.

“Para frenar la violencia, Hamas debe cesar de lanzar misiles contra Israel y comprometerse a respetar un cese al fuego duradero y sostenido”, dijo Johndroe. “En eso está trabajando Estados Unidos”, destacó.

Y para ello, Rice conversó con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, con el primer ministro israelí, Ehud Olmert, con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, con el responsable de política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, y con sus pares de Francia, Gran Bretaña, Arabia Saudita, Turquía e Israel, dijo el Departamento de Estado.

Sin embargo a las 12H49 locales (17H39 GMT) aún no había hablado con el presidente palestino Mahmud Abbas, señaló el portavoz Gordon Duguid.

De su parte, Johndroe subrayó que no sabía si Abbas había intentado conectarse con Bush. El mandatario estadounidense tampoco se ha expresado hasta el momento públicamente sobre el conflicto, que irrumpió el sábado luego de que Hamas se negara a reanudar una frágil tregua que expiró el 19 de diciembre.

Israel asegura que su ofensiva está destinada a acabar con los disparos de cohetes desde la franja de Gaza contra su territorio, que se incrementaron desde el fin de la tregua.

“Hamas ha mostrado una vez más su verdadera cara como organización terrorista, y rechaza incluso el derecho de Israel a existir”, señaló Johndroe, quien aseguró que con los ataques Israel no busca el control de Gaza, sino que pretende “proteger a su gente”.

“Tenemos que ver el desarrollo de los acontecimientos. Obviamente, como lo he dicho ya, queremos evitar víctimas civiles”, señaló.

La Casa Blanca reiteró este lunes su preocupación acerca de la situación humanitaria en la franja de Gaza, y pidió “a todas las partes” que permitan la distribución de alimentos y medicinas.

“Le pedimos a todas las partes implicadas que permitan la distribución de alimentos y medicinas para la gente”, dijo Johndroe.