•  |
  •  |
  • AP

Por cuarto día consecutivo continúan los ataques contra las comunidades fronterizas en Israel, debido a los incesantes bombardeos aéreos israelíes contra posiciones de Hamas en la Franja de Gaza, y la negativa de Egipto a abrir un cruce fronterizo.

Más de 370 palestinos han muerto desde que Israel lanzó el sábado su asalto aéreo contra la agrupación islámica Hamas, que gobierna Gaza, poco después de que expirase una frágil tregua de seis meses. La mayoría de los muertos son miembros de las fuerzas de seguridad de Hamas, pero la cifra incluía al menos 64 civiles, de acuerdo con cifras de la ONU. Entre los muertos estaban dos hermanas, de 4 y 11 años, que perecieron durante un ataque israelí contra un escuadrón de cohetes en el norte de Gaza.

Aviones de la fuerza aérea han destruido edificios del gobierno, propiedades de las fuerzas de seguridad y casas de líderes de Hamas, al tiempo que miles de efectivos, tanques y equipos de artillería aguardaban junto a la frontera para una señal de ataque.

Nueva realidad al sur
La campaña ha creado una nueva realidad también al sur de Israel. Milicianos palestinos han arreciado sus ataques con cohetes y morteros. Fuentes militares estimaron que una décima parte de la población de Israel (7 millones), está ahora expuesta a los ataques con cohetes. De los cuatro israelíes muertos desde el inicio de la operación el sábado, tres estaban en áreas que no habían sufrido bajas anteriormente.

En las 72 horas desde el inicio de la ofensiva israelí, los milicianos palestinos han lanzado más de 250 cohetes y obuses.  El primer ministro Ehud Olmert dijo al presidente Shimon Peres que la fase aérea de la operación era "la primera de varias", que han sido aprobadas, señaló un vocero oficial.

Israel permitió el paso de 100 camiones de ayuda humanitaria a Gaza, así como cinco ambulancias de Turquía, informaron oficiales de defensa. Un diplomático jordano dijo que 21 médicos militares de su país y cuatro hospitales ambulantes entrarán a Gaza mañana, pero las autoridades israelíes no pudieron confirmar esta información de inmediato.

Hasta ahora sólo se han hecho ataques con aviones teledirigidos y de las fuerzas armadas. Pero el ejército ya ha trasladado a miles de soldados de infantería, decenas de tanques y arsenal de artillería. Mientras las fuerzas aéreas derriban objetivo tras objetivo incluyendo las casas de los líderes de Hamas, las expectativas de un posible ataque terrestre van en aumento.

Intervención de El Cairo
En El Cairo, el presidente de Egipto Hosni Mubarak dijo que su país no abrirá totalmente el cruce con la Franja de Gaza a menos la Autoridad Palestina liderada por Mahmud Abbas tome el control del puesto fronterizo. Abbas, líder de Fatá, es enemigo del grupo islámico Hamas, que tomó control de Gaza en junio de 2007 luego de desalojar a los milicianos de Fatá en una ofensiva relámpago.

Egipto ha sido muy criticado por el mundo árabe por su negativa a abrir el cruce de Rafa durante el último año. De esa manera, el gobierno egipcio a ha ayudado a completar el bloqueo impuesto por Israel a la franja de Gaza.

La crisis de los funerales
Los funerales han sido organizados sin oración, debido a los riesgos de tiros de cohetes palestinos. "Hemos tenido que tomar medidas dada la situación de inseguridad, una de ellas ha sido anular las oraciones fúnebres", declaró Elie Ifrah, responsable del cementerio de Ashkelon.

La ciudad de Ashkelon, en el litoral mediterráneo y situada a trece kilómetros al norte de la franja de Gaza, es objetivo de los cohetes palestinos de largo alcance.

EL gran rabino de Ashkelon, Yossef Haïm Bloy publicó, además, un decreto religioso que prohíbe de momento los peregrinajes de las familias a las tumbas de sus seres queridos. "Ir hoy al cementerio, es poner su vida en peligro", declaró el rabino al Yediot.