•  |
  •  |
  • END

Once días después de la renuncia de Yves Leterme, Bélgica se dotó el martes de un nuevo gobierno liderado por el cristiano-demócrata flamenco Herman Van Rompuy, quien tendrá la dura misión de comandar a un país envuelto en una grave crisis política y económica.

El rey de los belgas, Alberto II, nombró a Van Rompuy nuevo primer ministro tras un acuerdo alcanzado entre los cinco partidos de la coalición en el poder, indicó el Palacio Real.

“El rey ha recibido en audiencia esta tarde en el Castillo de Laeken a Herman Van Rompuy y lo ha nombrado primer ministro”, afirmó un comunicado oficial.

El equipo de Van Rompuy, hasta ahora presidente de la cámara de diputados, prestó juramento ante el rey por la tarde.

Alberto II había encargado el domingo a Van Rompuy formar gobierno tras la renuncia el 19 de diciembre de Yves Leterme, acusado de haber presionado a la justicia para que convalidara el plan de rescate financiero del banco belgo-holandés Fortis.

Las negociaciones para formar ese nuevo gobierno, iniciadas el lunes, concluyeron rápidamente el martes y según el acuerdo alcanzado el cristiano-demócrata flamenco Guido De Padt fue designado nuevo ministro del Interior y el liberal también flamenco Patrick Dewael será nombrado presidente de la cámara de diputados.

En cuanto al puesto de ministro de Justicia, vacante tras la renuncia de Jo Vandeurzen el 19 de diciembre junto con Leterme, es ocupado ahora por el cristiano-demócrata flamenco Stefaan De Clerck.

El nuevo gobierno tenía previsto celebrar su primera reunión de gabinete el martes por la noche y Van Rompuy hará el mismo miércoles su declaración de política general en la cámara de diputados.