AP
  •   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La revolución cumplió 50 años y los cubanos los conmemoraron en medio del desafío de salir adelante de las dificultades económicas, con su histórico líder Fidel Castro convaleciente, el balance de su logros, y con la expectativa de un nuevo gobierno en Estados Unidos, país al que ha desafiado desde 1959

Desde hace algunos días las calles están cubiertas de banderas y carteles saludando la efemérides, expresando vivas al comunismo y con decorados los rostros de Fidel y Raúl Castro, ahora presidente del país.

"Esta revolución realmente le ha dado muchas cosas buenas a mi familia, pero ahora hay mucho por mejorar. De todas formas es mi país y no me gusta que vengan (de afuera) a decirme qué hacer en él", dijo Clarinda Villalba, una mujer de 57 años que realizaba compras de fin de año en un agromercado del Vedado.

En toda Cuba se prepararon actividades populares y se programó un acto político en la ciudad de Santiago, a unos 900 kilómetros al oriente, con la plana mayor del gobierno e invitados especiales.

Aunque inicialmente se esperaba una enorme fiesta a la cual asistirían los aliados políticos como el mandatario boliviano Evo Morales, se anunció que la conmemoración será más modestas debido a la difícil la situación económica de la isla.

Ciclones dejó pérdidas millonarias
Durante el verano el devastador paso de tres ciclones dejó pérdidas por 10 mil millones de dólares y el aumento del precio de los combustibles y los alimentos en el mercado mundial hicieron incluso retroceder las expectativas de crecimiento. El Producto Interno Bruto avanzó sólo 4,3 por ciento, la mitad de lo esperado.

Durante 48 años, la polémica revolución fue liderada por Fidel Castro, quien tuvo que abandonar el poder al borde de la muerte en julio del 2006. Interinamente asumió Raúl, quien se hizo cargo de manera definitiva en febrero del 2008.

Cuando Fidel salió muchos auguraron el fin del proceso. Cuando Raúl asumió otros se ilusionaron con reformas, pero estas no pasaron de ser superficiales o eliminar prohibiciones.

Cuba tiene muchos logros que mostrar en estos años: una baja mortalidad infantil, alta tasa de vacunación y nada de epidemias; una educación gratuita hasta los niveles de postgrados, un desarrollo científico notable y un modelo de seguridad social estatal que ampara a toda la población.

Sin embargo los ciudadanos se quejan del bajo poder adquisitivo de los salarios, una buena cantidad de prohibiciones, la escasez de vivienda o del implacable mercado negro. Mientras algunos disidentes protestan por la existencia de unipartidismo.

Nadie se arriesga a pronosticar un futuro para la isla, pero los cubanos insisten en que tienen derecho a decidir su futuro sin injerencias externas, sobre todo las presiones ocasionadas por más de 40 años de sanciones de la potencia más grande del mundo, Estados Unidos que el 20 de enero estrena como presidente a Barack Obama.

Entusiasmo por entendimiento entre Washington y La Habana
"¿Por qué no nos dejan en paz?" para poder desarrollarnos, expresó Raúl Castro en unas declaraciones transmitidas el miércoles a la noche en relación con el 50 aniversario.

Muchos líderes latinoamericanos se mostraron entusiasmado con un entendimiento entre Washington y La Habana pero ni Fidel, ni el propio Raúl Castro parecen demasiado optimistas. "Obama no conoce América Latina y le tomará cierto tiempo adentrarse en los problemas de la vecindad regional", dijo a la AP el analista Eduardo Bueno, de la Universidad Iberoamericana de México.

En lo que a América Latina se refiere, Cuba parece atravesar uno de los mejores momentos de su historia: para el primer trimestre del 2009 se espera la visita de los presidentes Rafael Correa, de Ecuador; la argentina Cristina Fernández, la chilena Michelle Bachelet y el mexicano Felipe Calderón. Además acaba de ser aceptada en el Grupo de Río.

"Creo que el momento esperanzador que estamos viendo en al en estos años recientes tiene algo que ver con la existencia de la revolución cubana, yo diría con la persistencia, que no haya sido aplastada", aseguró el escritor y ensayista Roberto Fernández Retamar.

El jueves, el propio Evo Morales saludó el aniversario a la revolución cubana. "Cuba es símbolo de los pueblos del mundo, mi respeto, mi admiración a Fidel, él enseña una lucha en la defensa de la igualdad de los derechos de los pueblos y sus líderes revolucionarios; ya es una historia del pasado, del presente y del futuro, sin embargo, mi deseo es que se levante el bloqueo económico por los Estados Unidos ", manifestó el boliviano.

En Caracas, el presidente venezolano Hugo Chávez decidió el jueves que en forma permanentemente sea izada la bandera cubana en el panteón del prócer Simón Bolívar, "junto a estas banderas de Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia y Panamá...porque Cuba es parte de esta patria, de está unión", dijo.

El gobernante visitó al Panteón Nacional, en el centro de Caracas, junto al comandante histórico y ministro de Comunicaciones de Cuba, Ramiro Valdés.