•  |
  •  |
  • END

La tradicional celebración del año nuevo se convirtió en un infierno en uno de los locales de moda de Bangkok, la capital de Tailandia.

Al menos 60 personas murieron, entre ellos varios extranjeros, y más de 200 personas resultaron heridas en un incendio, al parecer provocado por la explosión de diverso material pirotécnico.

La tragedia se desató cuando 2009 no había consumido ni su primera hora en Tailandia. En ese momento, el local estaba atestado de gente, cerca de un millar, para saludar al año nuevo.

“El fuego empezó en la zona del escenario, donde un grupo estaba tocando. Había algunos fuegos artificiales y parece ser que esto fue lo que provocó el incendio”, especificó el teniente coronel de la policía de Bangkok, Prawit Kantwol.

Otras fuentes, en cambio, apuntan a la explosión de una traca de petardos activada por algún cliente.

La mayoría de los fallecidos, entre ellos un francés, un suizo y un japonés, perdieron la vida por asfixia. Al menos se encontraron nueve cuerpos totalmente carbonizados, que hasta ayer no se habían podido identificar.

Sin embargo, varias personas perecieron aplastadas debido a que el fuego y las llamas provocaron una avalancha.

Hubo gente que se arrojó al vacío desde la segunda planta -diversas informaciones apuntan a que la discoteca tenía dos y el incendio se desató en la primera- y eran recogidos del suelo por los miembros de los servicios de rescate.

“Las llamas salían por las ventanas, y después parte del edificio se desplomó”, apuntó Andrew Davidson, un testigo y vecino del distrito de Ekamai, en el que estaba situado el Club Santika.