•  |
  •  |
  • END

Israel permitirá que unos 443 extranjeros que viven en la franja de Gaza salgan este viernes del territorio, informó ayer un militar israelí. En tanto, el Ejército de Israel atacó por sexto día consecutivo la franja, matando a uno de los principales líderes de Hamas, Nizar Rayyan. Hasta el momento, cerca de 420 personas han muerto y más de 2 mil han resultado heridas, según los últimos balances oficiales.

Muchos de los residentes extranjeros son esposos de palestinos de Gaza y sus hijos, y que Israel permita su salida podría señalar que se está preparando para una escalada de los ataques.

Peter Lerner, enlace militar israelí, ha indicado que entre las personas a las que se permitirá salir hay estadounidenses, rusos, moldavos, ucranianos, turcos y noruegos. El cruce fronterizo de Erez quedaría abierto para ello hoy viernes por la mañana, aunque Lerner ha afirmado que “no todos los extranjeros se van en este tipo de situaciones”.

Según Hamas, que controla la franja desde 2007, aviones israelíes hicieron este jueves una rápida incursión en territorio palestino para atacar la vivienda de Nizar Rayyan, en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de Gaza. Su familia también murió en el ataque.

Fuentes militares israelíes han confirmado que el bombardeo a la casa de este líder miliciano está justificado por su pasada “participación en la organización de atentados suicidas en Israel”, como al que envió a uno de sus hijos en 2002.

Hombre clave en el norte de Gaza
Rayyan era el dirigente más importante de Hamas en el área norte de Gaza y se encargaba de coordinar las ramas política -el partido- y militar de Hamas, las Brigadas de Ezedín Al-Kasam. Doctorado en Filosofía Islámica, Rayan estaba en la línea dura del movimiento. Es la víctima de mayor rango de la ofensiva israelí Plomo fundido, y recuerda a los años más duros de la Segunda Intifada cuando Israel llevó a cabo su política de asesinatos selectivos.

Es el sexto día de los ataques, los bombardeos han ido dirigidos durante la madrugada contra edificios oficiales, entre ellos, el Ministerio de Justicia, que ya sufrió daños el sábado, y otros edificios ligados a los milicianos. Las tropas terrestres israelíes han entrado brevemente en territorio palestino, donde se enfrentaron con el brazo armado de Hamas, pero esta incursión no parece formar parte de la invasión anunciada por Israel.