AP
  •   TIJUANA, México  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

México empezó el Año Nuevo con una serie de tiroteos, muertes violentas y por lo menos un secuestro. La policía de la ciudad de Tijuana, fronteriza con Estados Unidos, informó el viernes que un niño de 12 años fue secuestrado la víspera de Año Nuevo.

El niño estaba en casa de sus abuelos ayudando a preparar la cena de Nochevieja, cuando su madre le pidió que fuera a la casa, a unas cuadras de distancia, a buscar algo. Al ver que no regresaba, la madre fue a buscarlo y halló la puerta de su casa abierta por la fuerza y una nota amenazante. La nota dijo que su hijo había sido secuestrado y que ella moriría si permanecía en la casa.

No hay sospechosos
La policía dijo en un comunicado que no tiene sospechosos ni conoce el motivo del plagio y las amenazas. También en Tijuana, en la primera hora del 2009, Saúl Tamayo Hernández, de 26 años, se convirtió en una de las primeras víctimas fatales del año. Lo mataron a tiros cuando intentaba entrar a su casa.

Los medios locales de comunicación informaron también de una serie de tiroteos en varias ciudades mexicanas. Uno, en Huerta, Jalisco, dejó cuatro muertos según versiones extraoficiales. Otro enfrentamiento armado entre soldados y supuestos narcotraficantes en el norteño estado de Chihuahua dejó tres presuntos contrabandistas muertos.