•  |
  •  |
  • END

Si la disputa energética entre Rusia y Ucrania no se soluciona, los clientes europeos podrían sufrir graves interrupciones en el suministro de gas natural en unas dos semanas, advirtió el sábado un funcionario ucraniano, en tanto que el monopolio de gas ruso Gazprom acusó a Ucrania de boicotear las negociaciones sobre un nuevo contrato.

Mientras Rusia y Ucrania intercambiaban acusaciones en su disputa por los precios energéticos, cuatro naciones europeas ---Rumania, Hungría, Polonia y Bulgaria--- dijeron haber sufrido el sábado reducciones en el suministro de gas natural.

Gazprom cesó el jueves los envíos de gas natural a Ucrania. Luego, Gazprom y Ucrania iniciaron una ofensiva diplomática para asegurar a las naciones de la Europa occidental que pueden depender de su seriedad y que el culpable de la situación es el otro.

Negociaciones
La delegación rusa espera convencer a los inversionistas de Praga, París, Berlín y Londres que el culpable de una posible carestía de gas es Kiev, y denunció que las autoridades ucranianas desvían gas natural de los envíos rusos para su propio consumo, además de negarse a pagar 600 millones de dólares en intereses y multas o negociar un nuevo contrato de precios para 2009.

Rusia suministra a Ucrania gas natural y bombea el 80% del gas suministrado a Europa a través de gasoductos que atraviesan Ucrania. Por ello, la disputa es grave, porque Europa depende del gas ruso para un cuarto de su consumo, y porque la calefacción es un elemento crucial en el duro invierno noreuropeo.

Mientras tanto, el economista Bohdan Sokolovsky, ayudante del presidente ucraniano Viktor Yushchenko, advirtió que los clientes europeos de Rusia podrían sufrir interrupciones graves en el suministro de gas si Moscú se niega a despachar gas a Ucrania destinado al consumo ucraniano. Sokolovsky dijo que aunque Ucrania sigue bombeando gas tuso destinado a Europa, los países europeos podrían sufrir interrupciones graves dentro de 10 a 15 días.