AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Bill Richardson, un hispano elegido por el futuro presidente estadounidense Barack Obama para secretario de Comercio, dijo que renunciaba a ocupar el cargo debido a una investigación a una empresa que tiene negocios con el estado de Nuevo México, suroeste, del que es gobernador.

Obama dijo en un comunicado conjunto que aceptaba el retiro de Richardson "con profundo pesar" y que buscaría rápidamente encontrar un remplazo, en momentos en que se prepara para asumir la presidencia el 20 de enero.  "Es una medida de su buena disposición de poner primero al país por lo que ha renunciado a la candidatura al gabinete, para evitar cualquier retraso en el desempeño de este importante cargo económico en tiempos críticos", dijo Obama.

La baja inesperada sucede pocas horas antes de la llegada del futuro presidente a Washington, donde se instalará antes de asumir sus funciones en la Casa Blanca el 20 de enero.

Richardson explicó que había pedido no ocupar el cargo "con mucha tristeza". "Pero hay una investigación en marcha a una empresa que hizo negocios con el gobierno del estado de Nuevo México que promete durar varias semanas, incluso varios meses", agregó, sin nombrarla.

No hay que atrasar el trabajo
"Dada la gravedad de la situación económica que el país enfrenta, no puedo pedir con la conciencia tranquila al presidente electo y a su gobierno que retrasen un solo día el trabajo que debe ser hecho", detalló Richardson.

Obama continuó: "A pesar de que debemos movernos rápidamente para cubrir el hueco dejado por la decisión del gobernador Richardson espero sus futuros servicios para nuestro país y mi gobierno".

Un jurado federal de Albuquerque investiga cómo una compañía financiera de California (oeste de EEUU) que donó dinero a Richardson ganó lucrativos contratos de asesoría a autoridades de Nuevo México.

Richardson, que insiste en que no hizo nada malo, dijo que continuaría en su cargo de gobernador de Nuevo México "de momento" mientras termina la investigación sobre la compañía, la CDR Financial Products.

"Déjenme decir sin lugar a dudas que mi administración y yo actuamos correctamente en todas las cuestiones y que esta investigación dejará claro ese hecho", se defendió el gobernador.

Richardson, hijo de mexicana y estadounidense, criado en México y perfecto bilingüe inglés-español, es el único gobernador con orígenes hispanos.

De 61 años, es un veterano del Partido Demócrata, fue secretario de Energía durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001), embajador ante la ONU y un hábil negociador ante regímenes enemigos para obtener la liberación de prisioneros estadounidenses.

Además, fue aspirante a la candidatura demócrata a la presidencia antes de dar su apoyo a Obama en marzo.