AP
  •   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente Evo Morales pidió a los jefes castrenses que no permitan más la "injerencia" de militares estadounidenses en territorio boliviano durante la posesión de un nuevo comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y de otros mandos.

El mandatario tomó juramento al vicealmirante de la Fuerza Naval José Luis Cabas como nuevo Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y a los jefes de las tres armas en un relevo de rutina de los mandos militares. "Había que pedir permiso, a militares de Estados Unidos, hasta para usar un aeropuerto, eso terminó y quiero pedir a las Fuerzas Armadas que eso se mantenga", dijo el mandatario. Señaló que "la no injerencia de Fuerzas Armadas extranjeras, Estados Unidos," se inició en su gobierno con el propósito de devolver la "dignidad a los bolivianos".

Injerencia en asuntos internos
Su gobierno suspendió operaciones de la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, DEA, en noviembre bajo sospecha de espionaje poco después que echara del país al embajador estadounidense en La Paz por supuesta injerencia en asuntos internos. Militares estadounidenses tenían a su cargo un pequeño aeropuerto que ayudaron a construir en el centro del país para operaciones antidroga, el mismo que pasó a control de militares bolivianos.

Morales dijo que en el relevo de los jefes militares que se realiza a principios de año, se aplicó en respeto a la carrera militar. En el acto celebrado en la casa de gobierno, el mandatario también posesionó al general de Brigada Mario Ayala como jefe del estado mayor general y al general de brigada Ramiro de la Fuente Block como jefe del ejército. Morales recordó que el general Ayala era su "instructor" cuándo él cumplió su servicio militar en un cuartel de La Paz en 1980.

También asumió el general de Brigada aérea Diógenes Marañón como comandante de la Fuerza Aérea Boliviana y el contraalmirante Armando Pacheco Gutiérrez como Comandante de la Fuerza Naval Boliviana. Cabas sustituye al general Luis Trigo, quien acompañó la gestión de Morales durante el 2008.