•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, ordenó al gigante ruso Gazprom, cortar inmediatamente el gas enviado a través de Ucrania a Europa, al mismo tiempo que un total de 63,5 millones de metros cúbicos han sido robados por este país desde el 1 de enero, declaró el presidente de Gazprom, Alexei Miller.

Miller mencionó una "propuesta de reducción de los volúmenes de gas entregados en la frontera ruso-ucraniana de un monto equivalente al que ha sido robado". Gazprom, en pleno conflicto con Kiev, cortó a partir del 1 de enero sus entregas de gas a Ucrania. Pero un 80% del gas ruso destinado a Europa sigue transitando por territorio ucraniano, y siete países europeos ya han informado de una baja de las entregas de gas ruso debido al conflicto.

"Haremos todo lo que podamos para compensar el gas faltante aumentando las entregas a través de Bielorrusia y de Polonia", así como a través de Turquía, agregó Miller en referencia a los próximos nuevos recortes en el suministro. También señaló que Gazprom podría compensar el gas faltante en Europa mediante la compra de hidrocarburos en los "mercados internacionales". La factura sería luego enviada a Ucrania, precisó.

Un portavoz del grupo público ucraniano Naftogaz, Valentin Zemlianski, confirmó que la decisión de Gazprom podría traducirse en una baja de las entregas de gas a los europeos. "Todo el gas que se encuentra en los conductos es el destinado a Europa, más el gas 'técnico' necesario para el buen funcionamiento de los gasoductos", manifestó

Miller señaló que "la deuda de Ucrania por el gas entregado en 2008 sigue siendo superior a los 600 millones de dólares". "Pero si continúan tomando gas de forma ilegal, pronto ascenderá a miles de millones", advirtió.