Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA DELHI / AFP

India entregó ayer lunes a Pakistán pruebas “abrumadoras” sobre la implicación de “elementos paquistaníes” en los atentados de Bombay, y denunció la “probable” complicidad de altos funcionarios del poder paquistaní.

Desde los ataques islamistas cometidos del 26 al 29 de noviembre contra la ciudad simbólica de la potencia económica india, India y Pakistán encadenan las disputas diplomáticas, pero no han tomado ninguna medida concreta que pudiera desencadenar en una guerra.

Tras cinco semanas de investigación, “hemos presentado hoy a Pakistán pruebas sobre las relaciones de elementos paquistaníes con los terroristas que atacaron Bombay el 26 de noviembre”, anunció ayer lunes el ministro de Asuntos Exteriores, Pranab Mukherjee.

“Esperamos que el gobierno de Pakistán emprenda rápidamente nuevas investigaciones, comparta sus resultados con nosotros para llevar a los autores ante la justicia”, insistió el jefe de la diplomacia india.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Raza Gilani, respondió que los posibles autores paquistaníes serían castigados si se encontraban pruebas con “credibilidad” en su contra.

Este expediente presentado por India, y que Islamabad se ha comprometido a “examinar”, incluye transcripciones de llamadas telefónicas, intercepciones de comunicaciones e informes de interrogatorios, entre ellos, el del comando islamista, Mohammed Ajmal Amir Iman --también conocido como Mohammed Ajmal Kasab--, detenido en India y ciudadano paquistaní, según Nueva Delhi.

India, Estados Unidos y Reino Unido responsabilizan de la matanza de Bombay (172 muertos, entre ellos nueve asaltantes) a Lashkar-e-Taiba (LeT), un grupo islamista armado clandestino paquistaní. Este movimiento --que ha negado toda implicación-- habría entrenado al comando de 10 asaltantes, todos paquistaníes, según Nueva Delhi, con el apoyo de “elementos” del régimen paquistaní, es decir, ligados a los servicios de inteligencia de Islamabad, afirmaron responsables indios que pidieron mantener el anonimato.

Porque “resulta difícil creer que algo de tal amplitud, que ha requerido tanto tiempo de preparación, haya podido desarrollarse sin que nadie del ‘establecimiento’ (Ndlr: el orden establecido o el poder) de Pakistán supiera que estaba pasando”, denunció el secretario de Estado a los Asuntos Exteriores, Shiv Shankar Menon.

Sin embargo, el número dos de la diplomacia india no acusó explícitamente al régimen de Islamabad ni a los poderosos servicios de inteligencia (Inter-Services Intelligence, ISI) de responsabilidad directa en los atentados.