•  |
  •  |
  • END

GAZA / AFP
Las tropas israelíes combatían a los militantes de Hamas en la ciudad de Gaza por primera vez desde el inicio del conflicto, que el lunes se cobró decenas de nuevas víctimas, mientras el gobierno hebreo se oponía a los esfuerzos de la diplomacia internacional para lograr una tregua.

En la ciudad de Gaza se escucharon numerosas explosiones y fuertes tiroteos; además, los helicópteros israelíes llevaron a cabo en el sector varios ataques aéreos contra posiciones de los grupos islamistas.

Fuentes militares israelíes confirmaron que las tropas mantenían duros enfrentamientos en la zona.

Por su parte, Hamas, que controla la franja de Gaza, señaló haber disparado cohetes antitanque contra al menos siete de esos vehículos. Y la Yihad Islámica afirmó que uno de sus combatientes murió en los enfrentamientos.

Los canales televisivos Al Yazira, de Qatar, y Al Arabiya, de Dubai, informaron de la muerte de al menos tres soldados israelíes en los combates del lunes.

El brazo armado de Hamas, las Brigadas Ezzedin al-Qassam, señalaron por su parte haber matado a "diez soldados" y herido a otros 30.

El Ejército israelí se negó a hacer comentario alguno. Por el momento sólo ha confirmado la muerte de un soldado en la operación terrestre y ha señalado otros 55 heridos.

Asimismo, el Ejército israelí, que afirmó haber capturado a decenas de miembros de Hamas, bombardeó el campo de refugiados de Bureij, donde murieron tres personas, y la localidad de Deir al-Balah, en el centro de la franja de Gaza.

Otros combates se señalaron en el barrio de Zeitún, en la ciudad de Gaza, y en los alrededores de las ciudades de Jabaliya y Beit Lahya, en el norte de la franja.


Más niños muertos
Al menos 12 niños se encuentran entre los 50 cadáveres que fueron trasladados a los hospitales tras los ataques israelíes del lunes, según fuentes médicas.

Unos 550 palestinos, entre ellos casi 100 niños, murieron desde el inicio de la ofensiva israelí el 27 de diciembre para acabar con los disparos de cohetes palestinos contra su territorio.

La situación humanitaria, mientras tanto, empeoró el lunes aún más para el millón y medio de habitantes del territorio, en su mayoría sin electricidad y con graves carencias de agua potable.

El Comité Internacional de la Cruz Roja denunció que los heridos mueren esperando las ambulancias, que no pueden circular a causa de los combates.


Israel rechaza propuesta de Unión Europea
El Alto Comisionado de la ONU para los refugiados demandó la apertura de las fronteras para permitir que los palestinos que así lo quieran abandonen Gaza, donde el gran frío reinante amenaza la vida de los recién nacidos, según la organización británica Save the Children.

Al tiempo que el Ejército israelí intensificaba su ofensiva, la canciller Tzipi Livni rechazaba los llamados de la Unión Europea (UE) a un alto al fuego inmediato.

"Estamos luchando contra el terrorismo y no vamos a llegar a un acuerdo contra el terrorismo", dijo Livni tras reunirse con una delegación de la UE encabezada por el canciller checo, Karel Schwarzenberg, cuyo país ejerce la presidencia semestral del bloque.

Israel actuó para cambiar una situación en la que "Hamas atacaba a Israel cuando quería e Israel se contenía", agregó la canciller. "Ésta dejará de ser la ecuación en esta región. Cuando Israel sea atacado, Israel responderá", prometió.

Más tarde, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, renovó su llamado a "una tregua humanitaria de varios días", al reunirse en Jerusalén con su homólogo hebreo, Shimon Peres.

Sarkozy se había entrevistado antes en Ramala, Cisjordania, con el presidente palestino, Mahmud Abas, donde además de pedir el alto el fuego condenó la conducta "irresponsable e imperdonable" de Hamas al no renovar la tregua expirada el 19 de diciembre con Israel y reanudar los disparos de cohetes.

El movimiento islamista respondió a Sarkozy acusándole de "total parcialidad" a favor de Israel.

El presidente ruso, Dimitri Medvédev, también exhortó a un alto el fuego tras una conversación telefónica con Abas.

Abas, por su parte, excluyó aprovechar la operación israelí para que la Autoridad Palestina y su movimiento Fatah retomen el poder en la franja de Gaza, de donde los expulsó Hamas en junio de 2007.


Bush: el derecho de Israel a protegerse
El presidente estadounidense saliente, George W. Bush, insistió en el derecho de Israel a "protegerse", y atribuyó la responsabilidad del conflicto a los islamistas de Hamas.

Por su parte, el presidente electo, Barack Obama, declaró el lunes estar preocupado por la crisis en Gaza, pero subrayó que no intervendrá en las "delicadas negociaciones" en las que participa el gobierno estadounidense saliente.

Desde Caracas, el presidente Hugo Chávez calificó el lunes de "asesino" y "genocida" al gobierno de Israel, y exigió el cese de sus ataques a la franja de Gaza, al tiempo que acusó al gobierno de Bush de estar detrás de la ofensiva israelí.

Sobre el terreno, la ofensiva no pareció amilanar a Hamas. Su jefe más influyente en Gaza, Mahmud al Zahar, prometió la "victoria" contra Israel en su primera intervención televisada desde el inicio de la ofensiva.

Además, los activistas palestinos siguieron disparando cohetes contra el sur de Israel. El Ejército del Estado hebreo señaló más de 30 disparos desde el domingo por la noche, que causaron cuatro heridos leves. Esos disparos mataron a cuatro israelíes desde el comienzo de la ofensiva.