•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gabinete de seguridad israelí aprobó una ampliación de su ofensiva contra Hamas en la franja de Gaza, indicó un alto funcionario de Defensa. "Los 12 ministros del gabinete de seguridad aprobaron la continuación de las operaciones terrestres, incluyendo una tercera fase con más penetración en las zonas pobladas", añadió la fuente. No obstante, corresponderá a los encargados de la Defensa aplicar o no la decisión.

Israel reanudó sus bombardeos en Gaza tras una pausa de tres horas destinada a permitir el ingreso de ayuda humanitaria y el aprovisionamiento de sus habitantes, indicaron algunos testigos.  El ejército israelí efectuó un bombardeo en el barrio de Zeitun, en el este de la ciudad de Gaza. Según fuentes médicas dos personas murieron y una resultó herida.

Las críticas sobre la cantidad de civiles muertos en la operación va en aumento y Gaza resiente más los efectos de los bombardeos incesantes. El vocero del ejército Peter Lerner había anunciado un "receso en las operaciones ofensivas", para permitir el paso de ayuda humanitaria y combustible. Gaza sufre la escasez de alimentos y combustible. Gran parte de la franja continúa sin electricidad y agua potable.

En Gaza, la pausa, de tres horas, en las operaciones permitió que unidades médicas sacaran muertos de zonas que hasta ahora eran inaccesibles. Las ambulancias chillaban a medida que corrían a la frontera con Egipto para evacuar a los heridos.

ONU demanda investigación
La ofensiva por un ataque israelí cerca de una escuela de la ONU, en el que murieron 40 personas, continuó mientras que la oficina de Naciones Unidas responsable del edificio demandó "una investigación imparcial" sobre el ataque.

Unos 300 palestinos de los más de 702 muertos durante los ataques son civiles, según conteos de la ONU y de los palestinos. De esas víctimas 130 eran niños de 16 años o menores, dijo el Centro Palestino por los Derechos Humanos, con oficinas en Gaza, que lleva un registro de las muertes.

El número de insurrectos armados aún es incierto. Se ha dicho que los combatientes de Hamas han comenzado a usar ropa de civiles y que la organización mantiene en secreto sus bajas además de albergar a sus heridos en lugares clandestinos.