•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gobierno boliviano anunció que hará cumplir el decreto que prohíbe la importación de autos usados, en momentos en que Chile anunció el envío de una misión a La Paz con el fin de encontrar una solución para comerciantes chilenos afectados por la medida.

"Puede llegar quien sea de Chile. Hay un decreto de prohibición, que rige desde diciembre y se va cumplir", dijo a periodistas el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García.

La norma aprobada restringe el ingreso a Bolivia de vehículos livianos con una antigüedad superior a los cinco años y de siete para los pesados.

Afectará economía chilena
La medida tendrá un impacto directo en la economía del puerto chileno de Iquique, principal paso de vehículos de segunda mano, principalmente japoneses, según estimaciones de sectores chilenos.

Se trata de "un decreto que protege al país, que protege su medioambiente, que impide que sigamos siendo reservorio de chatarras, de cosas botadas en otros países, por lo tanto tienen que adecuarse al decreto", señaló el vicepresidente García.

El viceministro de Relaciones Económicas de la cancillería, Pablo Guzmán,en tanto, afirmó que el Gobierno escuchará los planteamientos de la misión chilena y se le explicará a la vez el alcance de la medida.

Grupos de importadores y choferes de camiones cargados de vehículos usados, entre ellos algunos chilenos, cortaron el lunes una ruta principal de Bolivia hacia Chile, pero fueron dispersados por la policías antimotines.

La misión chilena llegaría a La Paz el lunes para proponer la aplicación paulatina del decreto de modo que los vehículos que ya están vendidos puedan entrar a Bolivia.

Según datos chilenos, la medida provocará la pérdida de unos 13.000 empleos en Iquique, principal puerto de embarque de los automóviles a Bolivia, y pérdidas por unos 300 millones de dólares.