•  |
  •  |
  • END

MONTEVIDEO / AFP

La expulsión del embajador israelí de Venezuela ilustra el rechazo casi unánime que genera en América Latina la ofensiva en Gaza, hostilidad alimentada por una tradicional desconfianza hacia Estados Unidos, gran aliado de Israel.

Líder de la izquierda radical en la región, el presidente venezolano Hugo Chávez tomó posición en el conflicto de Gaza ordenando el martes la partida inmediata del diplomático israelí, luego de haber calificado al gobierno de Israel de “asesino” y “genocida”.

“El presidente de Israel debería ser juzgado ante la Corte penal internacional, junto al presidente de Estado Unidos”, estimó Chávez, que ve en Tsahal “el brazo armado del imperio yankee” en Medio Oriente. “Esa reacción en América Latina viene de un sentimiento antinorteamericano muy fuerte que se trasladó a Medio Oriente”, explicó el politólogo argentino Pablo Kornblum a la AFP.

La región “no tiene nada en contra de Israel en sí mismo, pero sabe que es apadrinado por Estados Unidos”, lo que le “recuerda el apoyo de Washington a las dictaduras latinoamericanas” en los años 70, opinó.

Venezuela, rico estado petrolero que reforzó sus vínculos con Irán luego de la llegada al poder de Chávez, propuso también “establecer un puente aéreo humanitario con la comunidad árabe y musulmana y de otros países latinoamericanos” para facilitar medicamentos y víveres en la Franja de Gaza.


Des Bolivia hasta Colombia
Los otros gobiernos de izquierda que rechazan el “anti-imperialismo estadounidense” se posicionaron también condenando la ofensiva israelí que ha causado por lo menos 685 palestinos muertos y 3,000 heridos desde su lanzamiento el 27 de diciembre.

El presidente boliviano Evo Morales reclamó la semana pasada la suspensión de una “intervención tan salvaje”, acusando a la Casa Blanca de apoyar una “invasión criminal para con los palestinos” “El gobierno de Estados Unidos no puede seguir usando a un país como Israel para invadir países que están en proceso de liberación”, agregó Morales.

En Ecuador, la comisión legislativa, encargada de llevar a cabo la reforma constitucional del presidente socialista Rafael Correa, denunció “el terrorismo de Estado y el crimen contra la humanidad” imputables, según ella, a Israel.

Desde el punto de vista diplomático, la mayoría de los gobiernos abogaron por una interrupción de la ofensiva israelí. México, que ocupará un asiento de miembro no permanente durante la próxima reunión del Consejo de Seguridad de ONU, condenó una “utilización excesiva de la fuerza” por parte de los israelíes, así como a los cohetes palestinos.