•  |
  •  |
  • END

MOSCÚ /AFP
El presidente ruso Dimitri Medvedev ordenó ayer al gobierno no aplicar el acuerdo con la Unión Europea para el despliegue de observadores encargados de vigilar el tránsito del gas ruso a través de Ucrania hacia Europa, debido a objeciones sobre un “añadido” ucraniano que consideró ilegal; aunque horas después el gobierno ucraniano aceptó firmar de nuevo el acuerdo.

Medvedev dijo que Rusia cuestionaba un añadido hecho a mano por Ucrania en el documento formal. “Pienso que quienes firmaron ese documento con reservas deben entender las consecuencias legales de sus acciones”, según la televisión.

“De este modo, estamos obligados a considerar ese documento firmado como nulo y sin valor para nosotros. No lo aplicaremos mientras esa reserva no sea retirada” por Ucrania, añadió. Por su parte, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, declaró este domingo al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que el proceder de Ucrania era “inadmisible”, según las agencias rusas.

Durante una conversación telefónica a iniciativa de Barroso, “Putin llamó la atención de su interlocutor sobre el hecho de que todos los suplementos al protocolo firmado en Moscú por los representantes de Rusia y de la Unión Europea, cuyo contenido no ha sido coordinado con la parte rusa, eran inadmisibles”, según el servicio de prensa del gobierno ruso citado por las agencias.

Putin dijo tener constancia de la frase escrita a mano después de que el documento fuese firmado por los rusos. Europa esperaba este domingo la reanudación del suministro del gas ruso gracias a ese acuerdo, alcanzado el sábado por la noche por la Presidencia checa de la UE con Rusia y Ucrania para desplegar observadores que vigilaran el tránsito del gas.

Al cabo de tres días de intensas y difíciles negociaciones diplomáticas, primero en Bruselas, y después en Kiev y Moscú, el presidente en funciones de la UE, el primer ministro checo Mirek Topolanek, aseguró que había convencido por fin a rusos y ucranianos para la firma de un acuerdo. Este domingo por la mañana el gigante ruso Gazprom había advertido de que todavía no había recibido la copia firmada.

Por otro lado, Putin, citado por las agencias de prensa rusas, afirmó antes que la interrupción del suministro de gas a Europa a través de Ucrania ha causado una pérdida de aproximadamente 800 millones de dólares a la compañía de gas rusa Gazprom.

“Gazprom ha sufrido pérdidas de aproximadamente 800 millones de dólares en los últimos días a causa de la interrupción de las entregas de gas a través de Ucrania. La compañía ha debido parar el trabajo de más de 100 pozos. Además eso perjudica su imagen”, declaró Putin en una entrevista con el canal de televisión alemán ARD, informaron las agencias rusas.

La Comisión Europea, sin divulgar el contenido de la declaración ucraniana, estimó este domingo en la noche que ello no cambiaba nada en el contenido del acuerdo firmado con Kiev y Moscú, contrariamente a lo que afirman los dirigentes rusos.

“Consideramos que esta declaración no cambia nada en el acuerdo” sobre la reanudación del tránsito del gas a través de Ucrania” y que “esos suministros deben reanudarse como estaba previsto, tan pronto sea posible”, declaró a la AFP un portavoz de la Comisión, Ferran Tarrabellas, al comentar el súbito bloqueo de Moscú.


Ucrania renuncia a “añadido”

Posteriormente se conocieron los principales apartes del texto de la declaración ucraniana. Kiev estima que no está endeudada con la compañía rusa Gazprom y rechaza las acusaciones de robo de gas. “Ucrania no tiene deuda alguna con Gazprom y ha resuelto todos los asuntos financieros concernientes al gas consumido”, señala el texto.

Gazprom reclama a Ucrania el pago de una deuda de más de 2,000 millones de dólares, mientras que la compañía de gas ucraniana Naftogaz sólo ha reembolsado 1,500 millones de dólares.

Sin embargo, el gobierno ucraniano aceptó firmar de nuevo el acuerdo que permite la reanudación del suministro de gas ruso a Europa sin el añadido esta vez de la mención manuscrita que llevó a Moscú a bloquearlo todo, indicó este domingo la Comisión Europea.

Tras la entrevista con el primer ministro ruso Vladimir Putin, “el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, llamó por teléfono a la primera ministra ucraniana Yulia Timochenko y obtuvo su acuerdo para separar la declaración ucraniana (impugnada por Moscú) anunciada en la nota manuscrita, del acuerdo formal, el cual deberá ser firmado nuevamente”, declaró a la AFP el portavoz de la Comisión, Ferran Tarrabellas.