•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La posibilidad de un atentado en suelo estadounidense es "la más grave amenaza" que tendrá que enfrentar Barack Obama, advirtió el mandatario saliente George W. Bush, que previno asimismo a su sucesor sobre Irán y Corea del Norte. "El peligro más urgente con el que tendrá que tratar, al igual que otros presidentes después de él, es un ataque contra nuestro territorio", dijo Bush en la que probablemente haya sido su última conferencia de prensa.

"Ojalá pudiera decir que este no es el caso, pero todavía hay un enemigo allá afuera al que le gustaría causar daño a los estadounidenses. Esa será la más grave amenaza". Bush estaba en su primera gestión de gobierno cuando sucedieron los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Bush advirtió asimismo que Corea del Norte e Irán todavía son "peligrosos", mostrando preocupación por el programa nuclear de Pyongyang.

"Corea del Norte sigue siendo un problema. La inteligencia estadounidense reflexiona para establecer la amplitud del problema. Una de mis preocupaciones es que puedan tener un programa de uranio altamente enriquecido. Por eso es importante que de las negociaciones de los Seis salga un proceso de verificación serio", indicó.

El presidente saliente llamó al gobierno norcoreano a "honrar sus compromisos para permitir estrechas medidas de verificación a fin de asegurar que no instalen un programa de enriquecimiento de uranio". "Así que todavía son peligrosos", dijo con relación al gobierno norcoreano. Y agregó: "Irán todavía es peligroso".

A favor de un "alto al fuego durardero"
Con respecto a la situación en la franja de Gaza, Bush repitió que estaba a favor de un "alto al fuego duradero", pero declaró que dependía de Hamas elegir cesar sus ataques contra Israel. "Estoy a favor de un alto al fuego duradero. Y una definición de un alto al fuego duradero es que Hamas deje de disparar cohetes a Israel (...) Creo que la elección es de Hamas".

Bush precisó que a su juicio "la mejor manera de lograr el alto al fuego es trabajar con Egipto para frenar el tráfico de armas hacia Gaza que permite a Hamas continuar sus disparos de cohetes".

Consultado sobre qué cosas hubiera hecho de otra manera durante sus ocho años de gobierno, admitió que había sido un error colocar un letrero diciendo "misión cumplida" en un portaviones detrás de él en 2003, mientras declaraba que las principales operaciones de combate en Irak estaban concluidas.

El conflicto en Irak desatado con la invasión conducida por Estados Unidos en marzo de 2003 se acerca a su sexto aniversario y miles de soldados norteamericanos permanecen en ese país.

Sobre la economía, se dijo dispuesto a enviar al Congreso una solicitud por la segunda parte del plan de rescate financiero de 700 mil millones de dólares si su sucesor Obama se lo pide. "Yo le dije que si él siente que se necesitan los 350 mil millones, yo los pediría, si a él le parece necesario, durante mi gestión", dijo en referencia al programa de rescate puesto en marcha tras el desencadenamiento de la crisis financiera.