elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AP

Las fuerzas armadas hondureñas concluirán en febrero la devolución de un arsenal a la firma estadounidense Samco Global Arms, que lo ofreció al país centroamericano hace 23 años para hacer frente a una eventual invasión de Nicaragua. "Esas armas son un peligro para el país porque podrían caer en manos de delincuentes y terroristas internacionales", dijo el ministro de Defensa, Arístides Mejía. "Aceleramos el proceso oficial de entregarlas porque no podíamos esperar más tiempo". Indicó que "los embarques a Estados Unidos son continuos y se realizan con todos los mecanismos de seguridad, debido a que hay armas de alto poder... los embarques continuarán otros dos meses".

El arsenal consiste en 4 mil 600 fusiles FAL, 800 fusiles AK-47, 30 cañones antiaéreos de 20 milímetros con cajas de repuestos, dos mil 500 cohetes y 48 cohetes RPG-7, y centenares de cajas de municiones. Fue enviado en 1986 a las fuerzas armadas por Longlac Enterprise de Panamá, subsidiaria de Samco de Miami, y depositado en el Comando de Apoyo Logístico del ejército en Naco, a unos 180 kilómetros al norte de Tegucigalpa.