•  |
  •  |
  • END

Israel amenazó ayer lunes con golpear a Gaza con “mano de hierro” mientras el grupo islamista Hamas ha asegurado estar cerca de “la victoria” de un conflicto que ha dejado ya más de 900 muertos en territorio palestino desde el inicio de la ofensiva israelí.

Mientras tanto, 26 palestinos más murieron por los ataques de las fuerzas israelíes que combatían contra los activistas de Hamas en los barrios periféricos de la ciudad de Gaza, según fuentes médicas y varios testigos.

También se dieron enfrentamientos armados en el norte de la franja de Gaza.

Los tanques israelíes avanzaron casi cien metros en los barrios de Ajline, Tuffah y Zeitun, enfrentándose a combatientes palestinos en los tres ejes, según los testigos.

“Reforzamos el cerco a Gaza”, explicó a los periodistas el general Eyal Eisenberg, comandante de las operaciones.

Por la noche, otro palestino resultó muerto en los bombardeos de la aviación israelí para destruir los túneles que unen Gaza con Egipto, según testigos.

“Queremos acabar la operación cuando se cumplan dos condiciones: que se acaben los disparos de cohetes y se acabe el rearme de Hamas”, afirmó el primer ministro israelí, Ehud Olmert, en una visita al sur del país, objetivo de los lanzamientos de cohetes.

“Cualquier otra cosa se topará con la mano de hierro del pueblo israelí, que no quiere seguir tolerando los (cohetes) Qassam”, añadió.

Mensaje de Hamas
Por su parte, el primer ministro del gobierno islamista de Gaza afirmó en un mensaje televisado que Hamas “se acerca a la victoria” contra el ejército israelí.

“Nos acercamos a la victoria. La sangre pura no se ha derramado en vano porque gracias a Dios nos llevará a la victoria”, afirmó Ismail Haniyeh, en un discurso transmitido este lunes por la televisión de Hamas.

Haniyeh afirmó también que Hamas está listo para “examinar de una manera positiva toda iniciativa susceptible de poner fin a esta agresión y a la efusión de sangre de nuestros hijos”, haciendo alusión al plan egipcio para alcanzar una salida negociada a la guerra, con el fin del bloqueo israelí y el contrabando de armas hacia Gaza.

Un portavoz de Hamas había repetido anteriormente que el gobierno de Gaza rechazaba el despliegue de una fuerza internacional en territorio palestino, opción que también contempla el plan egipcio, al considerarla como “una fuerza de ocupación”.

Israel asegura que a través de la ofensiva le ha asestado un duro golpe a Hamas matando a más de 550 de sus combatientes e hiriendo a otros miles.

Más de 900 muertos
Según el jefe de los servicios de emergencia en Gaza, Muawiya Hasanein, ya hay 917 palestinos que han muerto durante la ofensiva israelí, de los que 277 son niños, 97 mujeres y 92 ancianos. Además, añadió que más de 4,100 palestinos resultaron heridos.

La noche del domingo, los medios de comunicación israelíes anunciaron que el ejército comenzó a enviar refuerzos de reservistas para apoyar a las tropas regulares en la franja de Gaza, una medida interpretada como preludio al lanzamiento de “una tercera etapa” de la ofensiva, con asaltos en el centro de las ciudades y en los campos de refugiados.

En el plano diplomático, Israel postergó un día la visita a El Cairo de un alto funcionario del Ministerio de Defensa israelí, Amos Gilad, para discutir un eventual cese el fuego en Gaza, informó este Ministerio. Haciendo alusión a Hamas, el primer ministro de la Autoridad Palestina, Salam Fayyad, exhortó a todas las partes aceptar el plan egipcio.

El presidente saliente de Estados Unidos, George W. Bush, responsabilizó a Hamas de la situación en Gaza. “Yo estoy a favor de un alto el fuego duradero, y la definición de alto el fuego duradero es que Hamas deje de lanzar cohetes a Israel”, dijo este lunes en su última conferencia de prensa.

La situación humanitaria sigue siendo trágica en la franja de Gaza, donde un millón de personas viven sin electricidad, 750,000 están sin agua y donde los hospitales funcionan gracias a generadores de socorro, según la ONU.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU adoptó este lunes en Ginebra una resolución que “condena con vigor la operación israelí” en Gaza, que se traduce por “violaciones masivas de los derechos humanos”. Por su lado, la presidencia checa de la Unión Europea (UE) anunció la organización de una conferencia de donantes para cubrir las necesidades humanitarias de la población de Gaza, anunció ayer lunes el ministro checo de Relaciones Exteriores, sin precisar fecha ni lugar.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exhortó este lunes a Israel y a Hamas a poner un fin inmediato al conflicto en Gaza. “Mi mensaje es simple, directo y preciso: los combatientes deben hacer un alto el fuego; digo a las dos partes: ¡Deténganse ya! Demasiadas personas han muerto”, declaró el jefe de la ONU durante una conferencia de prensa.

Según Ban, la resolución 1860 debe ser “inmediatamente respetada”. Adoptada el jueves pasado, esta resolución llama “a un alto el fuego inmediato, duradero y plenamente respetado” en la franja de Gaza.

Ban iniciará mañana miércoles una gira por Oriente Próximo.