•  |
  •  |
  • END

Violentos combates opusieron ayer martes a los soldados israelíes con los activistas palestinos de Hamas en la franja de Gaza, que sufrió nuevos bombardeos de la aviación hebrea, donde la cifra de muertos desde el inicio de la ofensiva se acerca al millar.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, acusó a Israel de querer “aniquilar” a la población de Gaza, donde ya murieron más de 960 palestinos desde el 27 de diciembre, según el último balance ofrecido por el jefe de los servicios de urgencia en Gaza, Muawiya Hassanein.

Al menos 54 palestinos perdieron la vida en las últimas horas dentro y alrededor de la ciudad de Gaza, así como en otros sectores del territorio controlado por el movimiento islamista Hamas.

Dos ataques aéreos durante la tarde mataron a tres niños que jugaban en la calle en Jabaliya (norte). En Jan Yunes (sur) murió al menos un palestino tras los ataques aéreos israelíes y un miembro de Hamas pereció en otro bombardeo en Gaza.

Paralelamente, combates opusieron a los soldados israelíes a bordo de carros con activistas armados en el norte de la franja de Gaza, informaron testigos.

El ruido de explosiones de obuses y de los disparos de artillería resonó a lo largo de toda la jornada, al tiempo que intensos bombardeos sobre Rafah (sur, junto a la frontera egipcia) llevaron a cientos de habitantes a abandonar sus casas en busca de refugios, según un miembro de la ONG Care.

“Es el 18º día de la agresión israelí contra nuestro pueblo y esta agresión es cada día más feroz, y el número de víctimas aumenta. Israel persiste en esta agresión para aniquilar a nuestro pueblo allá”, declaró Abas en Ramala (Cisjordania).

Más de 4,400 heridos
Según el último balance ofrecido por el jefe de los servicios de urgencia en Gaza, Muawiya Hassanein, al menos 960 palestinos han muerto durante la ofensiva israelí. De ellos, 277 eran niños, 97 mujeres y 92 ancianos. Además, hay más de 4,400 heridos.

En el otro bando, diez militares y tres civiles israelíes murieron desde el 27 de diciembre.

El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, afirmó que la ofensiva había alcanzado “la mayoría” de los objetivos “pero, probablemente, no todos”. Israel afirma haber matado a más de 550 combatientes de Hamas y herido a varios miles más.

Cohetes siguen cayendo en Israel
Sin embargo, la operación israelí “Plomo endurecido” no hizo cesar los disparos de cohetes contra el sur de Israel, donde cayeron tres de esos artefactos y un obús de mortero sin causar víctimas, según el ejército.

“Hemos logrado numerosos éxitos contra el régimen, las infraestructuras y el brazo militar de Hamas, pero nuestra misión no ha terminado”, confirmó Gabi Ashkenazi, el jefe del estado mayor israelí, insistiendo en el carácter “complicado” de los combates.

Un diputado ultranacionalista israelí, Avigdor Lieberman, aseguró este martes que Israel debía combatir a Hamas “como Estados Unidos combatió contra los japoneses en la Segunda Guerra Mundial”, en una aparente alusión al uso de la bomba atómica.

A nivel diplomático, Egipto esperaba este martes que Hamas se comprometiera rápidamente con su plan para lograr un alto el fuego en Gaza, a pesar de que el movimiento islamista manifestó sus reservas.

El subjefe del buró político de Hamas en el exilio en Damasco, Musa Abu Marzuk, dijo ayer martes que hay una “posibilidad” de que el grupo islamista acepte el plan egipcio de alto el fuego en Gaza, con ciertas modificaciones.