elnuevodiario.com.ni
  •   MOSCU  |
  •  |
  •  |
  • AP / AFP

Los líderes de algunas naciones europeas necesitadas gravemente de gas viajaron a Ucrania y Rusia para pedir que restauren el suministro del combustible, mientras la Unión Europea amenazaba con tomar acciones legales contra ambos por suspender las entregas del energético a mitad del invierno boreal.

La compañía de gas natural de Ucrania, sin embargo, dijo por segundo día consecutivo que no enviaría el gas ruso a través de su territorio con destino al resto de Europa. El director de la compañía ucraniana Naftogaz, Oleh Dubina, acusó al monopolio ruso Gazprom de tratar de obligarla a cortar el servicio en algunas partes de Ucrania.

Por su parte, el primer ministro ruso Vladimir Putin acusó a Ucrania de tomar a otras naciones europeas como rehenes e insistió que la UE no debe aceptar las demandas de Ucrania. Putin habló durante un encuentro con los primeros ministros de Eslovaquia, Bulgaria y Moldavia en su residencia en las afueras de Moscú.

Por su parte, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, propuso la celebración en Moscú, el 17 de enero, de una cumbre de consumidores de gas ruso, mientras Europa sigue sin ese hidrocarburo debido al corte de su suministro a través de Ucrania.

Bulgaria y Eslovaquia son dos de los países europeos más afectados por el corte del suministro del gas ruso a Europa que transita por Ucrania, pues dependen casi totalmente del hidrocarburo de Moscú para hacer frente a sus necesidades energéticas.