•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gobierno de Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Israel en protesta por la ofensiva contra Gaza y la actitud del Estado hebreo, que desoye las peticiones de la comunidad internacional sobre el fin de la violencia, informó la Cancillería venezolana.

"La República Bolivariana de Venezuela, en coherencia con su visión de un mundo de paz, solidaridad y respeto al derecho internacional, en definitiva ha decidido romper relaciones diplomáticas con el estado de Israel", indicó el ministerio en un comunicado.

El gobierno venezolano ya había expulsado el pasado 6 de enero al embajador israelí en Caracas debido a la ofensiva militar del Estado hebreo en la franja de Gaza, que dejó más de un mil muertos desde finales de diciembre.

El presidente venezolano Hugo Chávez consideró en aquel momento que la decisión era un "gesto de dignidad" y su actitud le valió desde entonces los elogios del movimiento radical palestino Hamas, contra quien se dirige la acción militar del Estado hebreo en Gaza.

La decisión del gobierno venezolano se produce horas después de que Bolivia, uno de sus grandes aliados, rompiera también sus relaciones diplomáticas con Israel, en protesta por los ataques israelíes en la franja de Gaza.

El presidente boliviano Evo Morales anunció que acusará a Israel ante la Corte Penal Internacional por los delitos "de lesa humanidad" que se cometen contra el pueblo palestino.

Venezuela denunciará a Israel
Venezuela "insistirá ante la comunidad internacional para que sean denunciados ante la Corte Penal Internacional los crímenes de lesa humanidad cometidos por sus líderes, y no descansará hasta verlos severamente castigados", corroboró en la misma línea el comunicado del gobierno venezolano.

"Israel ha hecho caso omiso, sistemáticamente, a los llamados de las Naciones Unidas, violando de manera reiterada y desvergonzada las resoluciones aprobadas, y colocándose cada vez más al margen del derecho internacional", explica este texto.

El comunicado considera que el "repugnante ensañamiento contra la población civil es fiel ejemplo de la utilización reiterada del terrorismo de Estado por parte de Israel", que es sufrido en primera persona por "los seres más débiles e inocentes: los niños, las mujeres y los ancianos".