•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Brasil, Luiz Ignacio Lula da Silva, aseguró que los números de 2008 muestran un aumento del desempleo con relación a años anteriores, llegando a unos 600.000 desocupados.

"En general, a fines del año siempre tenemos alrededor de unos 300 mil desempleados. Aún no tenemos los números relativos a diciembre, tenemos que cerrar esas cuentas, pero es posible que aumente y llegue quizás a 600.000 desempleados", afirmó Lula en una visita a Corumbá, Estado de Mato Grosso do Sul.

El presidente brasileño, quien esta semana alertó sobre un primer trimestre difícil para el país debido a la crisis financiera global, apuntó que los números finales relativos a diciembre levantados por el Catastro General de Empleados y Desempleados, Caged deberán ser divulgadados en enero.

Se crearon  2.1 millones de empleos en 2008
Desde el inicio de 2008 hasta el mes de octubre, apuntó el presidente, Brasil registró la creación de 2,1 millones de nuevos puestos de trabajo.

Los indicadores divulgados sobre los últimos meses del año 2008 mostraron que algunos sectores específicos de la economía brasileña sintieron el impacto de la crisis financiera internacional y revelaron aumento en el número de despidos, en particular en el segmento automotor.

"La crisis financiera global es motivo de preocupación, pero no puede ser motivo de ninguna precipitación, ni del gobierno ni de parte de los empresarios", señaló Lula.

A raíz de la crisis financiera, el gobierno ha adoptado diversas medidas para garantizar la liquidez del mercado y el empleo, aunque el ministro brasileño de Trabajo, Carlos Lupi, ya dejó claro que si los empresarios continúan despidiendo el gobierno podrá rever algunas iniciativas como el apoyo de créditos públicos.

Cinco centrales sindicales suspendieron por 10 díaslas negociaciones que mantenían con la poderosa Federación de Industrias de Sao Paulo, Fiesp sobre flexibilidad laboral y empleo estable.

El presidente de la mayor central obrera, la Fuerza Sindical, Paulo Pereira, ya había alertado que los números del desempleo relativos a diciembre son "tan malos que el gobierno hasta ahora no tuvo coraje de divulgarlos".