•  |
  •  |
  • END

Uno de los principales dirigentes de Hamas y ministro del Interior del movimiento islamista en Gaza murió en un ataque de Israel en Gaza, donde las bombas israelíes alcanzaron un complejo de la ONU, un edificio de prensa y un hospital, levantando una ola de indignación mundial.

Esos ataques se produjeron cuando parecía esbozarse una salida a la crisis, pues Egipto anunció que Israel había aceptado su plan para un alto el fuego en Gaza. Sin embargo, el Estado hebreo se negó a confirmarlo y dijo no haber tomado aún una decisión.

En cuanto a Said Siam, de 49 años, uno de los “halcones” de Hamas y su ministro del Interior en Gaza, murió junto con su hijo Mohammad y su hermano Iyad en un ataque aéreo israelí contra la casa de este último en el norte de la ciudad de Gaza.

La televisión de Hamas mostró imágenes de su cadáver, el Ejército israelí confirmó el ataque y el brazo armado del movimiento islamista amenazó con vengar su muerte.

Combatientes se enfrentan a tanques
Siam es el dirigente más alto de Hamas muerto desde el comienzo de la ofensiva israelí, el 27 de diciembre, en la franja de Gaza. Otro jefe del movimiento islamista, Nizar Rayan, murió en un ataque israelí, el 1 de enero.

Además de la muerte de Siam, en el vigésimo día de su ofensiva, el Ejército israelí intensificó sus bombardeos y efectuó una profunda incursión en un barrio de la ciudad de Gaza, donde sus tanques se enfrentaron con combatientes palestinos.

Al menos 40 palestinos murieron por los ataques aéreos y los disparos israelíes, ayer jueves.

Esos ataques también alcanzaron al complejo de la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina (UNRWA), la principal organización de Naciones Unidas que suministra ayuda en Gaza.

Los obuses israelíes alcanzaron un hospital y un edificio donde están las oficinas de varios medios de comunicación árabes e internacionales.

Tres empleados de la UNRWA resultaron heridos. La Agencia, además, tuvo que suspender sus operaciones en Gaza, pues el ataque conllevó la destrucción de varios de sus almacenes en un incendio.

También resultaron heridos dos camarógrafos palestinos de la televisión de Abu Dhabi.

Toneladas de
alimentos destruidos
El fuego destruyó decenas de toneladas de ayuda humanitaria, denunció el portavoz de la UNRWA, Adnan Abu Hasna, estimando las pérdidas en decenas de millones de dólares.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que había llegado durante la mañana a Tel Aviv en el marco de una gira por Oriente Medio, se dijo “escandalizado” por ese bombardeo. El primer ministro israelí, Ehud Olmert, le dijo que Israel había respondido a disparos procedentes de ese complejo de la ONU.

Ban estimó, asimismo, que “el número de víctimas ha alcanzado proporciones insoportables” en Gaza. En este sentido, la secretaria norteamericana de Estado, Condoleezza Rice, llamó por teléfono a los dirigentes israelíes tras el bombardeo contra la ONU, y les expresó su “profunda preocupación” por la situación humanitaria “horrible” en Gaza, según su portavoz.

La Unión Europea (UE), a través de un comunicado de su Presidencia checa de turno, ayer jueves por la noche, calificó ese bombardeo de “simplemente inaceptable”.

Diplomacia redobla esfuerzos
Pero mientras se intensificaban los bombardeos en Gaza, la diplomacia redoblaba sus esfuerzos.

El negociador israelí Amos Gilad discutió por la tarde en Egipto con el jefe de los servicios secretos egipcios, el general Omar Suleiman, sobre el plan de El Cairo para un alto el fuego en Gaza.

Anoche, jueves, un alto responsable diplomático egipcio afirmó que Israel dio su acuerdo al plan egipcio, pero en Jerusalén, el portavoz del gobierno, Mark Regev, subrayó poco después que Israel aún no tomó una decisión.

“Esta noche, Amos Gilad no informará y sólo se podrá tomar una decisión después”, declaró Regev.

Egipto señaló el miércoles haber logrado el aval de Hamas a su plan. Pero el movimiento islamista no confirmó esta información. Su líder en el exilio, Jaled Mechaal, reafirmó desde Damasco que Hamas sólo aceptará un plan de salida de la crisis si prevé una retirada del ejército israelí, el levantamiento del bloqueo y la apertura de los puntos de paso de Gaza.