Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El dirigente norcoreano Kim Jong-il informó al Partido Comunista que designó a su tercer hijo para sucederle, indicó ayer jueves la agencia de prensa surcoreana Yonhap.

La designación de Kim Jong-un, de 24 años, era totalmente inesperada para los responsables del Partido Comunista norcoreano, precisó Yonhap, que citó a “fuentes bien informadas de los servicios secretos”.

El líder norcoreano emitió una “directiva, hacia el 8 de enero, en la que designa a Jong-un como sucesor a la cabeza del Partido de los Trabajadores”, indicó una fuente citada por la agencia.

Jong-un no estaba entre los candidatos a la sucesión de su padre citados por los analistas. El hijo mayor, Jong-nam, de 37 años, era hasta ahora el gran favorito.

Sin embargo, otros analistas citaban como favorito al joven Jong-chul, su segundo hijo, de 27 años y consideraban al mayor, Jong-nam, hijo “ilegítimo”, sin oportunidades de suceder a su padre.

El asunto de la sucesión de Kim Jong-il toma especial relevancia, debido a las especulaciones sobre su estado de salud.

Según los responsables surcoreanos y estadounidenses, el número uno norcoreano sufrió un ataque al corazón a mediados de agosto, pero se ha recuperado desde entonces y mantiene el poder en Pyongyang.

En el poder oficialmente desde 1997, tres años tras la muerte de su padre (1994), Kim Jong-il nunca había indicado cual de sus tres hijos, o de los altos cargos norcoreanos, tomaría su relevo.

Para Jeung Young-tae, del Instituto coreano para la unificación nacional, habrá que seguir de cerca las elecciones de marzo, durante las cuales Corea del Norte debe elegir un nuevo parlamento, para ver si el tercer hijo, Kim Jong-il entra en la poderosa Comisión nacional de Defensa.

“Si es el caso, podemos decir sin riesgo que Corea del Norte ha empezado a preparar la llegada de Jong-un para ser aparentemente el sucesor de su padre”, dijo Young-tae.