•   KIEV, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AP

Los planes de Rusia para una cumbre a efectuarse el fin de semana en Moscú a fin de solucionar las disputas por el suministro de gas a Ucrania y a varios países europeos, estaban al borde del fracaso, cuando el presidente ucraniano se reunió con líderes europeos en Kiev y el presidente francés Nicolas Sarkozy anunció que no pensaba viajar a la capital rusa.

La escasez de gas natural, en su décimo día, ha obligado a 15 países de la Unión Europea a buscar fuentes alternativas de energía, entre ellas leña y carbón; Rusia y Ucrania siguen profundamente divididas sobre el precio que debe pagar Ucrania por el gas. Al no existir una solución, no se bombea gas a Ucrania, cuyas tuberías impulsan el combustible hacia Europa.

Ucrania exige que cumbre no sea en Moscú
Las conversaciones del presidente de Ucrania Viktor Yushchenko con su homólogo de Eslovaquia, el primer ministro de Moldavia y el canciller de Polonia, seguramente irritarán a Moscú. Ucrania no se opone a una cumbre, pero exige que no sea Moscú. La primera ministra de Ucrania Yulia Tymoshenko y el primer ministro de Rusia Vladimir Putin piensan reunirse en Moscú el sábado, pero eso parece ser al margen de la cumbre propuesta por el presidente ruso Dmitry Medvedev.

La UE dijo que las conversaciones del fin de semana "son la última y mejor oportunidad" para resolver la disputa. También amenazó con reevaluar las relaciones con Rusia y Ucrania si la situación no se resuelve para el lunes. Rusia cesó de enviar gas a Ucrania para su uso doméstico el 1 de enero. La disputa surgió cuando ambos gobiernos no se pusieron de acuerdo sobre el precio del gas. Moscú acusó luego a Ucrania de desviar suministros que iban dirigidos a Europa y cerró sus espitas el 7 de enero.