elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Expertos de la Comisión Nacional de Emergencias, CNE, y de otras entidades estatales evalúan el retorno de cientos de personas a sus casas, tras el terremoto de 6,2 grados que sacudió el ocho de enero la zona central y noroeste de Costa Rica.

La idea, explicó la CNE en un comunicado, es convencer a las personas que se encuentran en refugios temporales y cuyas casas quedaron en condiciones habitables, de que empiecen el retorno a la normalidad con ayuda de especialistas. "Grupos interdisciplinarios integrados por geólogos, ingenieros, trabajadores sociales, psicólogos y sociólogos visitaron casa por casa, y evaluaron las condiciones de cada una de ellas para determinar cuáles pueden volver a ser utilizadas y cuáles no", puntualizó el organismo.

423 casas totalmente destruidas
Unas dos mil 300 personas permanecen en refugios a raíz del sismo que dejó al menos 23 muertos, ocho desaparecidos, un centenar de heridos y cuantiosas pérdidas materiales en varios poblados aledaños al volcán Poás, a unos 35 km al norte de la capital costarricense.

Según la última evaluación de la CNE, un total de 1.087 viviendas fueron afectadas por el violento sismo, de las cuales 423 están totalmente destruidas y 664 pueden ser reparadas. Para facilitar el retorno de aquellas familias que puedan hacerlo, las instituciones estatales de servicios públicos han acelerado los trabajos de reestablecimiento de la electricidad, el agua, la telefonía y las vías de comunicación, anunció la CNE.