•  |
  •  |
  • END

El gabinete de seguridad de Israel se preparó para votar hoy sábado un alto el fuego unilateral de su guerra más mortífera en la Franja de Gaza, después de asegurarse el apoyo de Estados Unidos y Egipto para frenar el ingreso de armas en el territorio controlado por Hamas.

El gabinete de seguridad del primer ministro Ehud Olmert votará hoy sábado por la noche a favor de una propuesta por la que las armas se acallarían después de tres semanas de ofensiva, incluso sin el acuerdo recíproco del movimiento islamista, según un responsable gubernamental.

No obstante, el plan prevé que las tropas israelíes permanezcan en la Franja de Gaza.

“El gabinete de seguridad votará previsiblemente a favor de un alto el fuego unilateral mañana (hoy sábado) después de la firma de un memorando en Washington (sobre la lucha contra el contrabando de armas) y el progreso significativo realizado en El Cairo”, declaró a la AFP un responsable del gobierno bajo el anonimato.

“Las fuerzas israelíes permanecerán en Gaza tras la entrada en vigor de un alto el fuego unilateral”, afirmaron las fuentes, que no precisaron la duración de la presencia militar.

Israel considera que Hamas se abstendrá de todo ataque, pero si “deciden abrir fuego, no dudaremos en responder y reanudar la ofensiva”, dijeron.

Acuerdo en Washington
La posibilidad de una tregua inminente llegó después de que la canciller israelí, Tzipi Livni, firmara un acuerdo en Washington con la secretaria de Estado Condoleezza Rice, por el que Estados Unidos incrementará su control para prevenir el ingreso de armas en Gaza.

Un enviado especial israelí, Amos Gilad, regresó por su parte el viernes de El Cairo, tras negociaciones con altos responsables sobre la propuesta egipcia de un alto el fuego.

“Olmert quedó satisfecho de los resultados de las conversaciones en El Cairo, que respondieron a las condiciones básicas de Israel sobre el cese de los disparos de cohetes contra su territorio y la coordinación con Egipto para abrir los pasos fronterizos” de Gaza, según fuentes gubernamentales.

El primer ministro también recibió con satisfacción la “firma del memorando” en Estados Unidos, añadieron.

Aunque Olmert se muestra ahora a favor de un alto el fuego unilateral, su aprobación no se da por descontada, puesto que el gabinete de seguridad ya ha mostrado divisiones sobre el rumbo a tomar en esta guerra destinada a poner fin al lanzamiento de cohetes palestinos que impactan contra el sur de Israel.

Atacan funeral y matan a diez palestinos
Sobre el terreno, el Ejército israelí continuó con su campaña militar, que ya se ha cobrado la vida de más de 1,150 palestinos.

Al menos diez personas murieron ayer, viernes, en un ataque israelí contra una casa en la ciudad de Gaza donde se celebraba un funeral, según médicos palestinos.

Una mujer y sus cinco hijos --todos ellos menores de 13 años-- fallecieron en un bombardeo de la aviación que destruyó su casa en Jabaliya, en el norte de la ciudad de Gaza, indicaron también fuentes médicas.

Previamente, el líder de Hamas en el exilio, Jaled Mechaal, declaró en una reunión de líderes árabes en Doha que su movimiento no aceptará ningún alto el fuego que no contemple una retirada israelí y la apertura de las fronteras, incluida la egipcia.

“Se lo aseguro: a pesar de toda la destrucción en Gaza, no aceptaremos las condiciones de Israel para un alto el fuego”, declaró poco después de que El Cairo invitara a una delegación de Hamas para proseguir las negociaciones.

La reunión en Doha, centrada en la guerra de Gaza, fue boicoteada por Egipto, Arabia Saudí y la Autoridad Palestina, cuyos líderes prevén asistir a una cumbre de la Liga Árabe en Kuwait el lunes.

El control de la porosa frontera entre Gaza y Egipto, donde centenares de túneles subterráneos sirven a Hamas de vía crucial para el suministro de armas y otros productos, constituye una demanda israelí clave para poner fin a la ofensiva iniciada el 27 de diciembre.

Livni defendió “el derecho a responder” al contrabando de armas, en declaraciones desde Washington.

Rice confió, por su parte, en que el acuerdo firmado, por el que Estados Unidos incrementará su vigilancia por tierra, mar y aire en la zona fronteriza, sirva para avanzar hacia un alto el fuego “muy, muy pronto”.

Hamas, que tomó el control de la Franja de Gaza en junio de 2007 en un golpe de fuerza que echó a las fuerzas leales al presidente palestino, Mahmud Abas, pretende estar representado en el paso fronterizo de Rafah.

Israel, en cambio, exige que la frontera esté controlada por las fuerzas de Abas y rechazó la propuesta de Hamas de un alto el fuego de un año renovable, según fuentes diplomáticas israelíes.